.Alice in Wonderland.

"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
(Alice in Wonderland)

sábado, 31 de octubre de 2015

"NADA" (M.A.M.)

¿La nada existe o
la nada es nada?
¿Dónde habita la nada?.

¿La nada es finitud o
la nada no tiene puertas?.
¿Es cielo o infierno?.

La nada, ¿es ser o no ser?
¿No estar o estar?
¿Pensar o no pensar?

¿Habito la nada o
ella reside en mí?.
Creo que soy parte de la nada.

Me siento ínfima
pequeña, perdida,
sola y asustada.

Habito en la corteza
de una redonda naranja
rodeada del vacío de la nada.

Me angustio, lloro,sollozo,
gimo, chillo. Cierro los ojos,
no quiero ver, no quiero sentir.

La nada precede a la muerte y
la nada le sigue.
Vida y muerte son nada.


viernes, 30 de octubre de 2015

miércoles, 28 de octubre de 2015

"NO PUEDO MÁS" (M.A.M.)

Ansío caminar sin rumbo.
Mi vida me vence, mis fuerzas flaquean pero
no deseo volver.

Regresar sería nuevamente obedecer,
eliminar de mi boca la palabra no y
de mi cuerpo, la desgana que muestra ante ti.

No aceptas que me moleste tu presencia
que tu respirar me ahogue y
que tus gritos me enmudezcan.

Te quise, hasta que el amor
se convirtió en tu droga 
y yo, en tu esclava sin redención.

Me dices que soy solo tuya,
que sin ti, no soy nada ni nadie,
que solo tú me amarás.

Pero no puedo más.
Mis senos son la diana de tu ira y
mi pelo el escondite de tu tiranía.

Tu ojos, espías de mis silencios,
tu boca, verdugo de mis besos y
tus brazos, cadenas que me envenenan.

Sé que no puedo esconderme que,
tarde o temprano, me encontrarás y
tendré que seguirte sin protestar.

Es por ello que, al regresar esta noche,
encuentrarás los restos de la mujer que fui
disuelta entre los pliegues de nuestra cama.

"POESIA INMEDIATA" (M.A.M.)

Me siento pequeña, 
perdida entre los pliegues de las sábanas,
en la cama partícipe de nuestro primer encuentro.



.




martes, 27 de octubre de 2015

"ANHELO LA LIBERTAD DE MIS DESEOS" (M.A.M.)

Lascivia, lujuria, sensualidad,
castidad, austeridad, frialdad.

¿Es necesario elegir?.
¿Acaso no se puede ser lascivamente casto o
austeramente sensual?.

Concupiscencia, impudicia, libidinosidad,
continencia, templanza, sobriedad.

¿Quien nos obliga a escoger?
¿No puede desearse una concupiscencia contenida o
una templanza impúdica?.

Avaricia, mezquindad, codicia
generosidad, altruismo, dadivosidad.

¿Quién es el juez de nuestros impulsos,
el amo de nuestros deseos,
el señor de nuestros sueños?.

Odio, venganza, ultraje,
amor, compasión, paz.

¿No son los hombres quienes dictan las leyes 
para ser ellos los primeros que las desobedecen?
¿En qué lugar queda el libre albedrío, si es que existe?

Sometimiento, represión, acatamiento
liberación, independecia, emancipación. 

Anhelo la libertad para mis deseos,
aspiro a ser la dueña de la impudicia de mis sueños
y la mujer que ama con una templaza libidinosa

Además,

Deseo dirigir con mis manos los ultrajes a mi amor,
defender, sin compasión, la sensualidad de mis sueños
y avariciar la paz para mi corazón.















"TE HAS IDO" (M.A.M.)

No puedo dejarte marchar.
¿No entiendes que sin ti no vivo?,
¿qué me falta el aire si tú no estás?.

Has dicho que me temes.
¿Acaso te da miedo mi amor o
el infinito deseo que me provocas?.

Confiesas que te ahogas junto a mí.
¿Pueden mis besos atragantarte o
mis caricias robarte el aire?.

Me han asegurado que no puedes más.
¿Es que rodearte con mis piernas ya no te agrada o
tal vez mi cuerpo ya no te sacia?.

Al despertar, te habías ido.
Junto a mi almohada, una nota que decía:
"tu excesivo amor me está matando".

Ya sola en nuestra cama pienso que
tal vez te amé demasiado y, siendo ese mi error,
debería haberte amado menos, pero mejor.





"REFUGIADOS VI" (M.A.M.)

Un bebé de cinco días, escondido
en el interior de un chaleco salvavidas,
llega las costas de Lesbos, en Grecia, vivo.

No es un cuento de ficción pero sí
es un relato de héroes con miedo, desesperados
pero, héroes al fin y al cabo.

La madre del bebé recién nacido
tiene un nombre y una historia
algo que ni el más irracional horror puede robar.

Madre de tres hijos, embarazada del cuarto,
se aferra a su marido, su única seguridad,
para huir juntos de la sinrazón que la guerra conlleva.

Cuatro días con contracciones, caminando
sin mirar atrás. Ni el dolor puede arrebatarle
sus ganas de vivir rodeada de paz.

No puede más y da a luz
con la ayuda de una anciana,
otra mujer valiente en esta historia, no de ficción, sino real.

Le queda el viaje en una frágil e insegura barca
a la que sube, junto a sus ya cuatro hijos y
su marido, recordemos, su única seguridad.

Alcanzan la ansiada costa, juntos y vivos.
Empieza ahora una nueva aventura en la que,
tristemente, aún le queda sufrir, aunque sea en paz.



La madre con Mohammed ya en Lesbos. 



"NO MUESTRO ARREPENTIMIENTO"(M.A.M.)

No muestro arrepentimiento y
me niego a pedir perdón
por el hecho de amarte como te amo.

Amo como siento.
No conozco otro modo de amar
que no sea amando.

No me siento avergonzada,
ni siento pudor alguno
por el hecho de desearte como te deseo.

Deseo como siento.
No conozco otro modo de desear
que no sea deseando.

No creo estar haciendo mal,
ni creo estar pecando
por el hecho de besarte como te beso.

Beso como siento.
No conozco otra manera de besar
que no sea besando.

Amo con la sinrazón de los locos,
deseo con la excitación de la lujuria y
beso como solo tú me has enseñado.







lunes, 26 de octubre de 2015

"LA BICICLETA" ( M.A.M.)

Una vieja bicicleta espera, 
apoyada en un farol de la carretera,
que el hombre que la hizo suya, 
regrese para quedarse.

Su pintura desconchada, 
le recuerda viejos tiempos en los que,
era hermosa y brillante,
con una linea tan bella como exultante.

Su manillar torcido, 
producto de una caida, cuando ya no pudo más
con el peso del hombre que amaba y que siempre 
viajaba sobre ella con su enorme saco de cartero.

Junto a él recorrió kilómetros
repartiendo cartas, postales, paquetes y telegramas,
misivas de gente desconocida
de amor, tristeza y melancolía.

Un día la abandonó, en un recodo del camino,
sin protegerla del frío y de las amenazas
de aquellos niños que pasaban y que,
sin saber robaban, piezas de metal con corazón y alma.

Le prometió que volvería a buscarla, que
su vida sin ella no tenía sentido.
Pronto perdió la esperanza cuando le vió caminando
junto a una joven bicicleta, no como ella, ya oxidada y desvencijada.

Se dejó llevar por la tristeza y la desgana.
Sabía que la dura realidad del amor había llegado,
que nadie quiere, a su lado, algo ya viejo y desconchado.
Además, había perdido la correa que la unía al hombre a quien había dado su vida.


"LÁGRIMAS DERRAMADAS" (M.A.M.).

¿Por qué llora el niño cuando nace?.
¿Por qué lloran las madres cuando sus hijos nacen?.
¿Es tan terrible la vida para ser recibida entre lágrimas?.

La tierra está arada con la tristeza de los hombres,
hombres que, al nacer no saben, lo cruel que es el camino
que deben emprender más tarde.

El corazón de una madre queda en barbecho
cuando sus hijos crecen y han de enfrentarse
al dolor intenso que su marchar les hace.

Los hijos lloran la pérdida de unos padres
sin entender el motivo de por qué nacieron
para luego quedarse solos, mirando los restos de lo que un día fueron.

El mar se alimenta de cenizas de cadáveres
de hombres desesperados, que al morir desean,
retornar a la sal de las lágrimas derramadas cuando nacieron.




    "Mar de lágrimas" (1939) de Manuel Álvarez Bravo

"TE QUIERO" ( M.A.M.)

Te quiero porque te quiero.
Porque tus ojos ríen y tus brazos acogen,
porque tu cuerpo abriga y tu voz envuelve.

Te quiero porque soy tuya.
Porque tus besos alimentan y tus caricias hablan,
porque tu espalda defiende y tu cabeza entiende.

Te quiero porque eres mío.
Porque tu sabor es dulce y tu boca mi albergue,
porque tus dedos andan y tu sexo me cubre.

Te quiero porque te odio.
Porque tus palabras dañan y tus gestos matan,
porque tus ojos juzgan y tus manos señalan.

Simplemente, te quiero.
Porque sin tu aire no respiro,
porque si te vas, yo muero.




domingo, 25 de octubre de 2015

"POESÍA INMEDIATA" (M.A.M.)

Beso tu beso y
acaricio tus caricias
como si nada en el mundo importase.



                                

"BENDITOS LOCOS" (M.A.M.)

Benditos locos que
bajo su sinrazón ocultan toda la miseria
del género humano.

Ciegos de cordura caminan
ajenos a la miseria y violencia,
ajenos a la mentira y soberbia.

Su vida parece simple, 
porque razonan sin razón alguna,
porque no planifican, ni dudan.

Viven emancipados del odio
redimidos del placer y
soberanos del mundo.

Benditos locos que,
caminando desnudos,
se muestran indiferentes a la razón de los cuerdos.


sábado, 24 de octubre de 2015

"SOJUZGAR" (M.A.M.)

No puedo más.
No sé qué hacer para que haya paz,
no sé qué hacer para que haya amor.

Si no obedezco
me castigas con tus gritos,
me sojuzgas con tus amenazas.

Sabes que te quiero y aún así,
me insultas sin decoro,
me desprecias con descaro.

Fui una mujer fuerte,
una mujer independiente,
una mujer valiente.

Me conociste en mis horas bajas y
eso ayudó a engrandecerte,
a convertirme en tu esclava.

No puedo mostrar tristeza,
no puedo sentir nostalgia
ni tan siquiera me dejas dormir, si tú no trabajas.

Me dices que no te hago feliz
que vivo siempre amargada y
gritas, nuevamente ¡basta!.

Pero, lo siento,
aunque me desdeñes, aunque me humilles y me deseches,
yo te seguiré amando.



"NO DIGAS NO" (M.A.M.)

No digas no,
ni jamás,
ni nunca.
No te hundas,
ni te rindas,
ni te hieras.
No implores,
ni ruegues,
ni llores.
No pidas amor,
ni deseo,
ni caricias.
No te humilles,
ni te compares,
ni te soguzgues
Sino encuentras el amor que buscas, o
la pasión que ansías, o
las caricias que tu cuerpo requiere,
levanta la cabeza y di bien alto, soy única.



viernes, 23 de octubre de 2015

"LLUVIA" (M.A.M.)

Me siento sucia.
Sucia de amores inconclusos y
de deseos inconfesables.

Tomé el camino equivocado
una senda tortuosa que
me llevó a camas desconocidas.

Accedí a falsas sensaciones
engañada por palabras que quise creer y
por caricias que creí recibir.

Soy mujer y no soy madre.
Dí cobijo en mi seno a hombres indeseables y
alimenté con mis pechos a egos despreciables.

Fui engañada con saña
por seres débiles que necesitaban refugio y
por fantasmas de otros que me buscaban.
.
Necesito lluvia para lavar
mi  maltrecho cuerpo, mi destrozada alma
mi fracturado ser, mi agotada mente.

Una vez limpia,
despojada de odio y rabia,
intento dormir tranquila, sabiendo que ya no hay un mañana.



"POESÍA INMEDIATA" ( M.A.M.)

Estaba guardando tu ropa en el armario cuando,
una camisa insensata e insensible me comunicó tu infidelidad. 
Como no quise creerla me dijo: "huele el cuello y dime si reconoces el olor". 
Ante la evidencia, tuve que disculparme. 
Seguidamente, hice tus maletas y las dejé en la calle.

"DESEO LA LIBERTAD" (M.A.M.)

Estoy cansada
de tu autoestima y tu desidia
de tu egoismo y tu pereza.

Estoy harta
de que me analices y compares
de que me juzgues y castigues.

Estoy rendida
de tus sueños de gloria y tus triunfos vanos
de tus aires de grandeza y tus fantasías.

Me agotan 
tu mirada altiva y tu sonrisa esquiva
tus palabras vacías y tu paciencia rota.

No quiero más
ni tus besos, ni tus caricias
ni tus abrazos, ni tus sonrisas.

Deseo la libertad
para mi manos y mis dedos
para mis piernas y mis brazos.

Quiero expresar sin miedo
lo que siento y lo que pienso
lo que vivo y lo que sueño.

Arranco, por fin, el ancla 
del sitio en el que habito
del hombre al que ya no quiero.













jueves, 22 de octubre de 2015

"EL BAÑO" (M.A.M.)

Uno de los mayores deleites es
Introducirse en una bañera de agua muy caliente.

Relajar tu mente y congraciarte con tu cuerpo,
a través de caricias acuáticas.

Reconciliarte con tu piel y con tu pelo,
con pies y con tus piernas.

Y en la intimidad que ofece un baño en solitario
reconocer tus puntos de placer más álgidos.

"TRISTEZA" (M.A.M.)

Vivo en una tristeza oscura y perenne.
Nació en mi estómago y 
ahora habita en mi mente.

Cuando era joven,
la melancolía anidó en mi boca y
la desgana se mudó a mi casa.

El cansancio, ese compañero
a quien nunca pedí su amistad y que
se ha convertido en un invitado siempre presente.

Mi boca nunca ha besado.
Le han faltado fuerzas para recibir los besos
de esos a quien ha deseado.

Mis manos jamás acariciaron.
Mis dedos, torpes, nunca reconocieron la piel
de aquellos que anhelaron.

Mis pechos, pequeños y tersos,
permanecen fríos como la escarcha y
nunca fueron cobijo para una cabeza ansiada

Mi vientre, nunca estuvo preparado
para engendrar los hijos
de aquel al que yo amaba.

Por ello soy una mujer melancólicamente cansada.
Apagada y triste mi alma que no permitió a mi corazón
arriesgarse por nadie, ni por nada.








"POESIA INMEDIATA" (M.A.M.)

Si me vas a amar, ámame.
Si me vas a besar, bésame.
Mi cuerpo ansía tus abrazos, 
mis labios piden a gritos que les calles.

"POESIA INMEDIATA" (M.A.M.)

Cuando era niña besaba el espejo, pensando en mi primer amor.
Hoy, lo sigo besando, pensando en ti.
Ambos fuisteis amores hirientes, escasos de besos.

miércoles, 21 de octubre de 2015

"COBARDE" (M.A.M.)

Quise besar tu boca, pero tú cerraste tus labios.
Deseé abrazar tu cuerpo, pero tú estiraste tus brazos.
Anhelé coger tus manos, pero tú las escondiste en tus bolsillos.

Si ya no me quieres, ¿por qué seguimos con esta mentira?

Recuerdo cuando mis besos tenían respuesta en tus labios,
cuando mis abrazos eran recibidos por tu cuerpo y por tus brazos
y, cuando nuestras manos iban entrelazadas con nuestros dedos.

Si ya no me amas, ¿por qué no separar nuestras vidas?.

Hace ya demasiado tiempo que nuestros cuerpos no se acoplan,
que nuestras caricias no logran acompasarse,
que nuestros deseos no se transforman en gemidos.

Si ya no me deseas, ¿por qué no te marchas?

Puedo evocar el olor de tu cabello jugueteando con el mío
la calidez de tu voz susurrándome al oído y
la suavidad de tu piel recorriendo mi cuerpo en un suspiro.

Si ya no queda nada, ¿qué te retiene a mi lado?

Yo te lo digo porque, a tu pesar,  te conozco demasiado.
Tienes miedo del silencio y de tu sombra.

Solamente eres un cobarde que prefiere una soledad acompañada.



"POESIA INMEDIATA" (M.A.M.)

Esta mañana, cuando estaba haciendo la cama, 
tu almohada y yo nos hemos reído juntas, recordando
a esos pequeños pájaros que revolotean sobre tu cabeza
y, cuyos trinos, te impiden dormir.

"SOLEDAD" (M.A.M.)

En mi cama, sola, recuerdo 
las esquinas y recodos de tu alma,
los olores y la música de tu cuerpo

Hace ya mucho tiempo
tu cuello era firme y, tu nuca,
el dulce resguardo de mis dedos.

Tu espalda erguida, tu pelo negro.
Tus pies guiaban mi caminar incierto y, tus manos,
sujetaban, sin dudar, la fragilidad de mis huesos.

Tu mirar sereno, tus carcajadas locas.
Tus vivos ojos eran el faro de mi camino y, tu boca,
el mejor recipiente para mis besos.

Tus piernas fuertes, tus brazos tersos.
Tu respirar pausado era la música que me dormía y, tu corazón,
con su rítmico palpitar ahuyentaba a los monstruos de mis sueños.

Tus deseos, mis anhelos. Tus abrazos, mis gemidos.
Las caricias repartidas eran uno de nuestros juegos para
luego acurrucarme, entre tus manos y tu pecho.

Hoy me miro en el espejo.
Mi pelo cano, mi espalda curva, las manchas de mis manos.
No me has visto envejecer. Te fuiste, sin mí, muy temprano.

La soledad me asfixia, pero encuentra auxilio en tus recuerdos.
El abismo me llama, pero no me rindo a sus encantos.
Aquí espero el momento en el que vuelvas a mi lado.



martes, 20 de octubre de 2015

"QUE ME QUIERAN COMO YO QUIERO" (M.A.M.)

Por qué resulta tan difícil de entender que
lo único que deseo es
que me quieran, como yo quiero

Soy mujer de imperfecciones,
impulsiva y excesiva pero, ¿eso implica
qué no pueda ser amada como yo amo?

Tiendo a la melancolía, 
mi sensibilidad me domina y
el aleteo de un gorrión puede provocar mi llanto.

Soy persona de afectos y de besos,
de caricias y sonrisas,
buena amante y buena amiga.

Me entrego sin límites porque cuando quiero,
lo hago sin medir las consecuencias,
sin estudiar las circunstancias.

Soy de amores sencillos, deseos diarios
caricias continuas, besos infinitos, pero
no consigo que me quieran como yo quiero.

Solo pido apoyo en mis días bajos,
comprensión ante mis miedos y
respuestas sinceras a mis besos.

Por qué resulta tan difícil de entender que
lo único que deseo es
que me quieran, como yo quiero


"HAGO TU MALETA" (M.A.M.)

Hago sin demora tu maleta.
No deseo vivir con más mentiras,
Ni besar, diariamente, tu desgana, tu apatía, ¿tal vez tu infidelidad?.

En ella, encuentro el último libro que te regalé,
ese en el que escribí una dedicatoria de amor
ese que nunca llegaste ni tan siquiera a abrir.

En ella meto todas tus promesas incumplidas
aquellos sueños, los tuyos, que un día me envolvieron de fantasías
y tus palabras vacías de deseo, repletas de rutina.

Encajo, suavemente, un frasco lleno de besos,
todos los que, alguna vez te quise dar, con lujuria, con pasión y 
que tú con desdén, algunos aceptaste y otros, la mayoría, rechazaste

En un rincón, doblo con cuidado tus caricias,
tan escasas y aburridas,
dadas sin ganas y con desidia.

Introduzco tus miradas y palabras,
tus desganas e inapetencias.
tus recelos y mentiras.

A un lado meto tu sombrero, 
ese que según tú te da aire de artista
ese que un día me confesó que habías perdido la cabeza por mí.

Con cuidado cuento si están todas las noches aburridas,
todas las tardes sin conversaciones, en silencio,
todas las mañanas, en las que me despertaba, con mi deseo insatisfecho.

Te lo dije; no deseo ser estudiada, ni analizada,
Tan solo quiero ser amada y deseada
como tú jamás has sabido.

Dejo la maleta en la puerta de casa.
Al llegar, llamas insistente, con premura, asombrado y desconcertado.
No podías creer que aquello que tú me dabas era lo que yo anhelaba.







"REFUGIADOS" V ( M.A.M.)

ETiene tres hijos a su cargo y
su madre y su padre, ya ancianos.
Su marido ya no, a él le han matado.

Ya no recuerda cuándo empezó todo.
Por no recordar ya ni se acuerda
del camino que siguieron hasta llegar a esta tienda.

Si tiene fuerzas para levantar la mirada
solamente ve un mar de lonas sin salida y
un muro de espinos que lo rodea.

No hay comida, ni apenas agua.
Pero sí hay hambre y sed,
miedo y desperanza.

Si cierra los ojos con fuerza
puede ver a su marido amado y
la casa en la que ambos vivían construída mano a mano.

Si aplasta su cara contra el camastro
es capaz de revivir el nacimiento de sus tres hijos,
todos buscados y deseados.

Pero, por mucho que lo intente,
no puede entender el odio que despiertan
sus tres hijos y su madre y su padre, ya ancianos.

Sin embargo, desearía olvidar la noche en la que,
un grupo de hombres, conocidos, vecinos hasta entonces,
la lanzaron contra el suelo y, uno a uno, la forzó hasta bien entrada el alba.

Y quisiera borrar de su mente la muerte de su marido.
La obligaron a estar presente aquellos que,
hasta hace poco, le estrechaban la mano como amigos, como hermanos.


lunes, 19 de octubre de 2015

"AMAR COMO AMA EL AMOR" (M.A.M.)

Tú y yo, juntos, amándonos.
En la cama, nos buscamos y acloplamos,
haciendo coincidir nuestros deseos
sin esperar nada a cambio.

El amor es el envoltorio,
las caricias, el preambulo
el deseo, el acicate y
el sexo compartido el mejor de los regalos.

Tú y yo encajamos a la perfección,
tumbados de costado somos uno y somos dos
acoplamos mis rodillas tras las tuyas y
mi boca busca resguardo en tu boca, un único hueco para dos lenguas enamoradas

Entras en mí con confianza,
yo te recibo con las puertas abiertas,
no hay nada más mágico en este mundo
que dos personas fundidas en una.

Tus gemidos y mis suspiros
la mejor banda sonora,
de un juego cuyo final
es el extasis de la unión.

Atrás quedaron los miedos,
los prejuicios y las dudas.
El sexo es el juego más bonito
entre dos personas que se aman.

Nos decimos al oido:
"amemos como ama el amor
porque no hay mejor manera de amar
que amar y ser amado"

Luego llega el descanso,
envuelto en mil besos y, tú preguntas,
¿estás bien?. Y mi respuesta,
¿cómo no, si estoy contigo?.




" POESÍA INMEDIATA " ( M.A.M.)

Hoy, me ha emocionado tu sombrero; cuando fui al colgarlo del perchero, me confesó que habías perdido la cabeza por mí"

"NO ME DIGAS QUE NO QUISE DARTE AMOR" (M.A.M.)

No me digas que no quise darte amor.

Solicité, sumisa, tus besos y
tus risas.
Acepté, callada, tus desaires y
tus prisas.

Así que, no me digas que no quise darte amor.

Anhelé, en silencio, tus palabras y
tus caricias.
Asumí, obediente, tus obligaciones y
tus citas.

Por eso, no me digas que no quise darte amor.

Acabé, cansada, de mendigar tus deseos y
tus sueños.
Y sí, cuando quisiste mi amor,
yo ya había encontrado otro calor, otra cama y otra manta.



"PAZ" (M.A.M.)

Quiero gritar, muy alto, libertad,
gritar, valiente, igualdad,
gritar, muy fuerte, amor
gritar, sin miedo, paz.

No me llaméis ridícula
por anhelar una sonrisa,
ni me digáis estúpida
por no querer luchar.

Deseo repartir flores,
millones de besos,
infinitas caricias,
maravillosos sueños.

No me señaléis como intrusa
por negarme a luchar,
ni me marquéis como ilusa
por negarme a matar.

Porque, a pesar de vuestras amenazas,
de vuestros insultos,
de vuestras patadas
seguiré gritando, muy alto, ¡igualdad, amor y paz!.













domingo, 18 de octubre de 2015

"POESÍA INMEDIATA" (M.A.M.)

Ayer recogí en un vaso, las lágrimas que derramé y con ellas he curado las heridas que tú me hiciste, al parecer, sin querer.

"MIS FRASES" (M.A.M.)

“Todo lo que yo quisiera de ti, son esas cosas cotidianas, el olor de tu cuerpo, saber lo que piensas de cualquier cosa, de ti, de mi , de nuestro entorno. Que mires más allá de mi apariencia física , que me recuerdes con pasión, y que el placer que juntos inventamos sea otro signo de la libertad.”

Julio Cortázar


"HARTA" (M.A.M.)

Ya no podía hablar ni mucho menos
gritar.
Ya no podía dudar ni mucho menos
opinar.

Amenazaste mi día a día
con tu marcha
y rodeaste mi corazón, sin reparo,
de fría escarcha.

Impusiste sin miramientos
tus celos.
Limitaste mis movimientos
con tus cercos.

Pero, hoy al despertar encontraste
mi espacio de la cama vacío y,
al abrir nuestro armario viste, que
mi ropa había desaparecido.

Porque ya no eres dueño de mis sueños
cuando duermo,
ni el señor de mis deseos
cuando pienso.

No eres el propietario de mi cuerpo
porque tan solo te lo cedí,
ni el recaudador de mi sexo
porque nunca en prestamo te lo dí.

A mi lado no quiero ni un abogado, ni un juez.
Tampoco deseo un economista de favores,
ni un prestamista de amores y, mucho menos,
un avaricioso de deseos basados en su propia ley.

Anhelo a un hombre que me quiera como soy
desnuda o vestida de defectos,
con un pesado pasado y un dudoso presente.
Soy una mujer real, no el pigmalión de tus sueños.









sábado, 17 de octubre de 2015

"POESIA INMEDIATA " (M.A.M.)

Hoy, cuando sonó el despertador, lo apagué de malos modos y mi cuerpo, enfadado le gritó: "¡no eres el dictador de mi sueño, ni el propietario de mis ojos somnolientos!". Me giré y volví a quedarme dormida.

viernes, 16 de octubre de 2015

"SOLA" (M.A.M.)

Te has ido sin avisar.
No he oído la puerta de la calle,
ni los pasos de tu tranquilo caminar.

Tu butaca, ahora desnuda,
conserva la huella de tu peso
el olor de tu presencia.

En la cocina, tu taza
desvestida de café y azúcar, espera dulcemente
que la lleves nuevamente a tu boca.

Sobre tu mesa de trabajo,
revueltos, papeles a medio escribir,
libros aún vírgenes, cerrados, sin abrir.

En nuestra cama y almohada
permanecen los sonidos de tu risa,
los acordes de tu mirada.

Mis pechos y mis labios
mis piernas y mis brazos
anhelan tu deseo, tus gemidos y tus abrazos.

Mi cuerpo desnudo
suplica que no le abandones,
que, por favor, no le dejes vacío y solo.

Una nota en la ventana
escrita sin pensar, a toda prisa, dice:
"ya no te quiero a mi lado, sumisa y silenciosa".









jueves, 15 de octubre de 2015

"LIBRE" (M.A.M.)

Deseo tu libertad,
ámame si quieres, bésame porque te plazca.
No pediré más.

Haz lo que sientas,
tómame si me deseas, acaríciame hasta el alma.
No exigiré lo que no quieras.

Te desligo,
de mis defectos y mis miedos, de mis angustias sin remedio.
No imploraré tu atención.

Habla con sinceridad,
de tus anhelos y esperanzas, de tus sueños sin cumplir.
No reclamaré tus silencios.

Ansío tu felicidad.
Si no añoras mi piel, ni mi cuerpo, ni mi mirada
No mendigaré tu presencia.

Eres libre.
Tómame o déjame pero no me pidas que te entregue
un amor a desgana.




miércoles, 14 de octubre de 2015

"ESPERO" (M.A.M.)

Espero, siempre espero o
tengo esperanza, no sé, de
que mi corazón palpite y mi sangre fluya,
que mi nariz aspire y mis pulmones limpien,
que mis pies caminen y mis manos toquen,
que mi boca bese y mi piel reciba,
que mi cabeza piense y mi mente sueñe.



    
Retrato de Madame Reynouard de
Amedeo Modigliani

"POESÍA INMEDIATA" (M.A.M.)

Cuando fui a ponerme mis zapatos, se habían escapado con tus pies.

"JUVENTUD" (M.A.M.)

"Escucha, el silencio suena a aire",
me dijiste aquella noche
en la que me abordaste.

Apenas vislumbré una mirada verde,
una sonrisa alegre y
un cuerpo joven de equilibrista.

Me llevaste contigo, sin preguntar.
Conocí mil paisajes,
saboreé mil canciones.

Juntos caminábamos de la mano.
Nuestros pies sincronizados,
seguían el compás que tu corazón marcaba.

Me hiciste sentir diferente.
En nuestro mundo, comíamos besos,
bebíamos caricias, guardábamos deseos.

Me cantaste mil poemas,
me escribiste mil relatos y, en todos
era yo la protagonista.

Junto a ti, habitamos el cielo
saltábamos las estrellas,
dormíamos en las nubes.

Un día ya no estabas, te habías marchado,
sin despedirte. Tan solo una nota que decía
"escucha, el aire suena a vacío"

"LA JOVEN DE OJOS DESMESURADAMENTE GRANDES" (M.A.M.)

Otra vez me he cruzado con ella. Es menuda, delgada, frágil y demasiado joven para llevar sobre su espalda tanta tristeza. Siempre la he visto vestida de igual manera. Lleva unos vaqueros, sumamente desgastados, que permiten apreciar la delgadez de sus piernas; un raído jersey color rojo y una gabardina gris marengo que parece tomada del armario de una niña. Sus pies siempre están cubiertos por unas botas que, algún día, debieron ser marrones. 
Lleva su pelo, profundamente negro, muy corto, aparentemente cortado con una de esas maquinillas que algunos hombres utilizan para rasurarse la cabeza. Y su rostro...unos ojos desmesuradamente grandes para una cara tan pequeña hacen que se asemeje a uno de los retratos de la pintora Margaret Keane. 
Siempre está sentada en el suelo, junto a una manta de cuadros y, entre sus manos, un bolígrafo y una gruesa libreta en cuyas hojas dibuja, constantemente, círculos y espirales...círculos y espirales. A sus pies, una pequeña caja de madera con algunas monedas, supongo que entregadas por algún transeúnte al que, tal vez, le han llamado la atención sus dibujos o se ha sentido conmovido por la fragilidad de su figura. Yo soy una de esas personas que no pueden evitar depositar, con sumo cuidado, una moneda en su caja. No deseo que parezca una limosna, aunque en realidad lo es. 
Hace más de una semana que no la veo y me siento inquieta ante su ausencia. Es extraño, desconozco todo sobre ella. No sé su nombre, ni su edad; si tiene familia o amigos y, lo que más me preocupa, no sé si tiene un sitio en el que guarecerse cuando llega la noche. 
Hoy el periódico publica, en la sección de sucesos, el hallazgo del cuerpo de vida de una joven, flotando en el río que transcurre cercano a mi casa. Aunque en un principio se desconocía quién podía ser la fallecida, la descripción dada por el diario, permitió ser reconocida por el que, al parecer, era su padre. El cuerpo pertenecía a la joven de ojos desmesuradamente grandes.
Pronto salieron a relucir retazos de su vida. Había sido la única hija de una familia acomodada. Pronto, su inestabilidad emocional, su fragilidad psíquica, la llevó de hospital en hospital privado, estancias que religiosamente pagaban sus padres.
En una de las clínicas en las que estuvo ingresada conoció a un hombre, mucho mayor que ella. Era el enfermero que se ocupaba de suministrirarle la medicación que, por el día, le ayudaba a mantenerse despierta, pero tranquila hasta el punto de no poder levantarse de la silla en la que la sentaban y, por la noche, le permitía dormir profundamente...tan profundamente que jamás se percató de la presencia de aquel hombre que, diariamente, entraba en su habitación, se introducía en su cama y abusaba de ella sexualmente.
Parece ser que, en uno de los rutinarios exámenes médicos a los que era sometida, se percataron de su estado...estaba incomprensiblemente embarazada. En alguno de sus escasos momentos de lucidez, fue consciente de lo que le sucedía y se aferró a ese ser que crecía en su interior con una fuerza que había desconocido hasta entones. Pero sus padres ya habían firmado su incapacidad mental por lo que el niño, al nacer, sería entregado en adopción.
Una noche, antes de que llegase el hombre que le daba su medicación, el padre de su hijo, logró escapar. Era invierno, nevaba y no tenía donde ir. Encontró una antigua fábrica abandonada, junto a un río, y allí, sola, sin ayuda, dio a luz a un niño tan pequeño, tan débil y frágil, que permaneció vivo entre sus brazos a penas unos minutos. No le enterró. Lo envolvió en unos nauseabundos trapos y lo introdujo en una pequeña caja que depositó en un rincón de la sala que había habilitado como su habitación.
Pasaron los meses y se convirtió para mí en aquella joven desconocida que pintaba sin cesar círculos y espirales en un cuaderno que parecía no tener fin. Pero si lo tenía. El día que se percató de que ya no quedaban más hojas en blanco decidió que ya no tenía sentido seguir viva.
Al menos esa fue la explicación que ofrecieron los periódicos. Ah...se llamaba Claudia y acababa de cumplir 17 años.

"LIBRE" (M.A.M.)

Ya no me roces.
Me duele la piel y
tus reproches.

Ya no me hables.
Intento olvidar tu ira y
tus golpes.

Ya no me escuches.
Solo saldrá de mi boca
silencio y sangre.

Ya no me toques.
Mi mirada ya se ha secado,
mis oídos no te oyen.

Ya no me sigas.
Mi cuerpo ya no te quiere,
mis piernas ya tienen prisa.

Ya no te amo, ni te deseo.
No me protejas, ni me aconsejes.
Ya soy libre.



martes, 13 de octubre de 2015

"LUCÍA Y PABLO. AMOR PROHIBIDO". "AMORES POLIÉDRICOS 7"

                                                Enero de 1952. Burgos




Lucía tiene dieciocho años recién cumplidos y, a pesar de su corta edad, ha vivido una serie de experiencias que, ni siquiera las que son sus amigas conocen, pues ella las lleva en secreto como una pesada losa a su espalda.

Lucía es la menor de tres hermanos. Su padre había muerto, accidentalmente, por la caída de una bombas de los nacionales, en enero de 1937, casi recién iniciada la guerra civil. Ella no tiene ni un solo recuerdo de él, pues era prácticamente un bebé cuando falleció. Su madre, analfabeta, se encontró con apenas veintiséis años, viuda y con tres hijos que sacar adelante.

El mayor, Alfonso, padeció fiebres reumáticas cuando era un niño y  ello le dejó una grave lesión en el corazón. La enfermedad de su hermano complicaba aun más la situación familiar, pues necesitaba tomar una serie de medicamentos que no estaba al alcance de un economía precaria como la que se vivía entonces en casa de Lucía.

Pero su madre, Mercedes, era una mujer a la que no se le ponía ninguna barrera por delante; todo lo que hacía era por sus hijos. Pero a una mujer analfabeta en plena guerra civil y durante la posguerra solamente podía acceder a dos trabajos: limpiar en alguna casa y fregar escaleras o la prostitución. Dado que las necesidades económicas eran elevadas su madre no tuvo opción: fregaba escaleras en un edificio oficial de ocho de la mañana a tres de la tarde y, por la noche, se arreglaba para acudir a casa de una "madame", natural de Santander y cuyo nombre era Sofia. Para ella trabajaba desde las diez de la noche hasta que terminara lo empezado.

Con su hermana Mercedes, que le llevaba cinco años, apenas tuvo relación porque eran dos personas diamentralmente opuestas. Su hermana, además del nombre, había heredado de su madre el fuerte carácter, por lo que pronto dejó el colegio y se puso a servir en casa de un abogado, donde, además de limpiar, al finalizar la jornada, si la esposa del abogado no estaba...en fin, digamos que sacaba un "sobresueldo".

Lucía, como era la pequeña, se libró de trabajar y pudo acudir a un colegio público. Su madre ya la había aleccionado y sabía que algunos de los trabajos que realizaban tanto ella como su hermana debían convertirse en secretos familiares que nadie debía saber. Todas estas circunstancias convirtieron a Lucia en una niña introvertida, tímida, apocada. Pero en su contra jugaba su físico, atípico para la época. Lucía era una niña rubia, de largos tirabuzones y grandes ojos azules, lo que unido a su casi continuo silencio, hizo despertar entre sus compañeras de colegio ciertas suspicacias, producto de la envidia.

Cuando Lucía tenía dieciséis años, su madre hacía tiempo que había abandonado el mundo de la noche y se dedicaba a limpiar en casas de familias acomodadas de la ciudad. Pero ocurrió algo que trastocó a toda su familia. Alfonso, su hermano, falleció repentinamente. Aquel suceso llevó a su madre prácticamente a la locura;  estuvo durante años acudiendo diariamente a la tumba de su hijo y jamás pudo superar su pérdida.

Mercedes abandonó el hogar familiar tras quedar embarazada de un obrero de la construcción que vivía en un pueblo cercano a la capital, con quien se casó embarazada de cinco meses..

Lucía tiene ya dieciocho años y trabaja como modista de las señoritas de la ciudad. Se ha convertido en una joven, a su pesar, sumamente atractiva: delgada, con una larga melena rubia que casi siempre llevaba recogida en una coleta y unos inmensos ojos azules. Su carácter, silencioso y tímido, le hizo refugiarse en la lectura y buscar amparo en la iglesia.

Los libros se los prestaba un anciano vecino, Joaquín, que había sido maestro durante la II República, lo que le había convertido posteriormente en un represaliado del franquismo. Sin embargo, nadie sabía como lo había logrado pero había conseguido salvar durante la Guerra Civil, parte de lo que había sido una amplia biblioteca. Con el anciano Joaquín, Lucía se sentía cómoda y tranquila y podía estar escuchándole hablar de filosofía, arte o historia durante horas.

Cercano a su casa se encontraba un convento de frailes dominicos. Todos los días, a las siete de la mañana acudía a la iglesia del convento a escuchar misa y posteriormente se dirigía a su casa a coser y, si podía, a leer.

Si en su edificio vivía el anciano Joaquín, en el convento se encontraba un joven fraile dominico que muy pronto se percató de la presencia diaria de Lucía. El padre Mateo  nunca se hubiese atrevido a abordar a Lucía; su silencio, su recogimiento eran como una coraza incapaz de traspasar.

Lucía solía confesarse diariamente con el anciano fraile Rafael. Sin embargo, un día se sintió indispuesto y Lucía, al arrodillarse ante el confesionario, la voz que le contestó no era la de siempre. Era una voz joven, potente, pero no podía apreciar de quién se trataba pues la celosía del confesionario se lo impedía. Aquel día, Lucía no pudo hablar con la naturalidad con la que ya lo hacía con el anciano dominico. Con el padre Rafael se mostraba relajada pues llevaba confesándose con él prácticamente desde que había hecho la primera comunión; era la única persona que conocía todos los miedos, los sueños, los secretos, las aspiraciones de Lucía.

                             


Sin embargo, aquella joven voz la dejó indefensa; apenas musitó un par de frases y esperó la absolución.

Al día siguiente, ocurrió lo mismo y así durante casi un mes, justo lo que duró la enfermedad del anciano padre Rafael que murió, ante la sorpresa y tristeza de Lucía que no pudo despedirse de él. Desde aquel día, el padre Mateo se convirtió en su confesor diario.

A Lucía le costó mucho romper la barrera que que hacía ya demasiado tiempo, había conseguido romper con el padre Rafael. Sin embargo, el carácter cercano, abierto y amable de Mateo hizo que Lucía pronto empezase a sentirse cómoda.

Una mañana, como todas los días, Lucía hizo el corto camino que separaba su casa de la iglesia pero, al cruzar una esquina, se dio de bruces con el padre Mateo que venía de dar la extremaunción a una anciana y se vieron obligados a realizar juntos el corto camino hasta el convento.

Lucía no había tenido aún la oportunidad de fijarse detalladamente en el padre Mateo. Ese día pudo apreciar que, además de joven era sumamente atractivo y se notaba que, bajo el hábito, se escondía un hombre delgado, pero de estructura fuerte. Rápidamente se dio cuenta de que se estaba fijando en los atributos físicos de un padre dominico, algo que Lucía, que seguía los dogmas de la iglesia católica a rajatabla, convirtió rápidamente en un pecado mortal que... hubo de confesar al propio padre Mateo quien, en el fondo, se sintió halagado, pues él también se había percatado de la belleza de Lucía, aunque él lo silenció.

Sin embargo, a partid de aquel día empezaron a hablar fuera del entorno del confesionario. Se hacían los encontradizos por las mañanas en la calle para así poder hacer juntos el camino a la iglesia, hasta que, sin darse cuenta, ambos se habían enamorado intensamente algo que hizo añicos todos los esquemas de fe de Lucía y, no digamos, de Mateo.

Al principio lucharon con todas sus fuerzas contra aquel amor. Mateo solicitó acudir seis meses de misionero a Perú y Lucía decidió acudir a una iglesia algo más alejada de su domicilio. Pero aquellos seis meses de separación lo único que lograron fue acrecentar lo que sentía el uno por el otro.

Empezaron a escribirse y aquellas cartas eran verdaderas declaraciones de pasión, deseo y amor.

A Lucía se le había resquebrajado aquello en lo que había encontrado cobijo, sin embargo, encontró el amor, pero un amor prohibido, pecaminoso, un amor que les llevaría directamente al infierno.

Mateo luchaba igual que Lucía por poner fin a los sentimientos que le atormentaban, pero por más que lo intentaba, no lo conseguía. Por las noches, en su celda, recordando su voto de castidad, se ponía un doloroso cilicio ceñido a su cuerpo, único medio que conocía para mortificarse, buscando así alejarse de las tentaciones que la imagen de Lucía le provocaban. Necesitaba mortificarse para así no olvidar sus votos y encontrar una identificación con Jesucristo a través del dolor.

De nada sirvió.

Había pasado un mes del regreso de Mateo a Burgos, mes en el que había intentado por todos los medios evitar a Lucía, al igual que ella había hecho. Pero el destino es tenaz y, una vez más, se encontraron cara a cara en la calle. Era de noche. Lucía venía de casa de una señorita de buena familia a la que había ido a probarle el vestido de su puesta de largo; Mateo venía de dar la comunión a un enfermo.

La oscuridad les sorprendió y fue como si de pronto, dos fuerzas de la naturaleza se dejasen llevar. Comenzaron a besarse como nunca habían besado; no les importaba estar en plena calle, les amparaba la noche y se dieron cuenta de que eran felices. Estaban rompiendo con todo aquello en lo que había creído hasta entonces, pero una vez que probaron el sabor de un beso, no pudieron, ni quisieron, olvidar. Pasaron las horas y siguieron besándose hasta que la llegada del amanecer les hizo reaccionar.

Ese mismo día, esperaron nuevamente la llegada de la noche. No tuvieron que decirse nada, pues ya lo sabían todo. Lucía llenó su maleta con lo imprescindible y Mateo, tras colgar los hábitos tras la puerta de su celda, introdujo en un pequeño macuto sus escasas pertenencias.

Se encontraron en la estación de tren de la ciudad y ambos se subieron al primero que llegó, desconociendo su destino. Ambos sabían que fueran donde fueren encontrarían lo que siempre habían buscado y nunca habían encontrado porque todas sus ataduras religiosas se lo habían impedido. Encontraron la felicidad.

                                  




Veinte años después, instalados en Madrid, padres de tres hijo, aun rememoran aquel viaje al que siguieron un sinfín de obstáculos y  dificulatades que ambos superaron por amor. Sus hijos desconocen que su padre, un día fue un fraile dominico y su madre, una joven de misa y confesión diaria.

"VAMPIROS" (M.A.M.)

El miedo. Irracional,  oscuro, angustioso, irreflexivo, gris, húmedo. Ellos  quieren que convivamos con él. Es una de las mejores armas. El ...