Photo "Tulip". 1984, by Robert Mapplethope

Photo by Lissy Lariccia
"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
Lewis Carrol "Alice in Wonderland"

sábado, 19 de mayo de 2018

"ANGUSTIA" (M.A.M.)

Me niego
a
pecar de ingenua, crédula o estúpida.
Siempre
quedarán lágrimas por llorar.
Nunca
desaparecerán estos nervios
que
me impiden escribir
porque
mis manos tiemblan,
mi respiración se altera
y
la bola que reside en mi garganta
crece y crece
hasta dejarme al límite del ahogo.
Aunque, siempre queda ahí,
justo en la frontera
de la asfixia.
¿Por qué no avanzas?.
Creo que te gusta ver como habito la angustia,
acompañada de mi sombra
y
resonando en mis oídos el eco de mi voz.
¿Por qué no creces hasta explotar en mí?.
Tal vez
en ese momento de máxima disgregación,
por un momento,
yo respire profundamente
tanto,
qué no me importe
ahogarme para siempre
en esos ríos de sal
que
avanzan desbordados
por mi cuerpo,un segundo antes
de
desaparecer para siempre.

Photo by Alex Storddad   

viernes, 18 de mayo de 2018

"ESO QUE ALGUNOS LLAMAN FELICIDAD" (M.A.M.)

Porque tengo la maldita manía
de
dejarme llevar
por la vorágine de mis emociones.
Quisiera 
ser fría, insensible, 
despreocupada, inconmovible.
Pero siempre aparecen 
los condenados recuerdos taladrándome la cabeza,
respaldados siempre por esa mala conciencia
que
ser ríe de mí, a la cara, disfrutando,
con
descaro.
No puedo decir que he pecado
porque
no creo
en preceptos, ordenes o mandamientos.
No he infringido leyes,
ni he transgredido normas.
Pero mentiría si no dijera
que
cuando más segura me siento
es
acurrucada
en el más frío suelo
de la más húmeda tierra
o
en las placas de hielo que provoca
el intenso frío que expulso tras respirar
porque
solo entonces me doy cuenta que no puedo caer
más bajo.
Y, lo siento,
ya me siento demasiado mayor
y, sobre todo, 
desmesuradamente cansada
como para desandar lo andado.
No tendría años suficientes
para recuperar lo que nunca
he tenido,
eso que algunos llaman felicidad
porque
en un alarde de frivolidad,
los dioses y los hombres
decidieron privarme de ella para siempre.

Photo by Francesca Woodman

viernes, 11 de mayo de 2018

"MACHO" (M.A.M.)

Una mujer puede ser
si así lo desea
abrigo, 
cobijo,
regazo,
madre,
esposa,
compañera o amante
Pero que nadie levante la voz
para gritar
que,
lo que son opciones,
están marcadas a fuego
en
nuestra piel
como obligaciones.
Somos muchas
las que nos levantamos solas,
llevamos el rumbo,
nos equivocamos,
escribimos sin miedo,
opinamos sin pudor.
Gritamos sin estar locas,
reímos sin recato,
hablamos sin reprobación
leemos sin censura.
Porque han sido siglos
de derecho de pernada,
de carecer de voz,
de ser objetos de propiedad.
Y se ha acabado.
Las mujeres somos libres
para
disponer de nuestro cuerpo,
decidir sobre el sueño a seguir,
disentir,
desobedecer,
caminar sin orientación.
No somos ni mejores, ni peores,
tampoco inferiores a nadie
y
no debemos obediencia alguna,
salvo
a
nuestra propia conciencia.
Así que,
tú,
ese macho que va por la calle
desnudando a la mujer con la mirada,
dándose el privilegio de escupir palabras
que
nos son ajenas,
levantando sin punidad los puños
contra
aquella a quien consideras tuya,
no tienes derecho a nada
que
nosotras no compartamos.
Si recibes un "no"
escúchame,
te están rechazando,
gira sobre tus pies,
y
aléjate, al menos, con dignidad.

Instalación de Elina Chauvet





domingo, 6 de mayo de 2018

"FLORECER EN TI" (M.A.M.)

Estoy sitiada,
amurallada, cercada
y
lo más angustioso
es el desconocimiento que tengo
sobre las posibilidades que existen
para escapar
de mí.
Quiero huir
de mis rarezas,
mis manías y anomalías
mi locura y, sobre todo, 
de esta melancolía
que
me devora
de fuera a dentro
dejándome en un perenne barbecho
que impide,
a cualquiera que se acerque a dos centímetros de mí,
sembrar la tierra en la que me he convertido.
Por todo ello o, quizá, a mi pesar
no consigo olvidar
a aquel que me quiso y me quiere.
El maldito tiempo, la terrible distancia
y
nuestra realidad
son
nuestros peores aliados.
Ni tan siquiera mi amiga,
la soledad más habitada,
me permite romper esas barricadas
que
impiden
abandonarme en ti.
¿Podrás algún día cultivar en mí
y
rehacerme 
para florecer a tu lado?.

Photo "Petal of my roots" bt Brooke Shaden         


            

miércoles, 2 de mayo de 2018

"TUS MANOS" (M.A.M.)

Ayer
recordé tus manos.
Son
las que siempre quise
a mi lado.
Manos grandes,
manos fuertes,
manos endurecidas
por el trabajo.
Manos seguras
que
inspiran confianza.
Manos
que
cuando recorren mi cuerpo
lo hacen
a ciegas,
guiándose por la suavidad
de tus instintos.
Manos sinceras,
manos abiertas
esperando recoger
las mías
hasta convertirse
en un nudo
en el que se mezclan
templanza con temblores,
mesura con vehemencia,
sosiego con el desasosiego
que me habitaba
hasta que aparecieron tus manos.
En ellas me siento protegida,
a ellas dirijo mi ansia,
con ellas mi miedo se desvanece.
Tus manos son la tierra firme
en la que deseo plantar
mi alma.

Photo by Braden Summers 


martes, 1 de mayo de 2018

"NOSTALGIA" (M.A.M.)

Añoro a mi madre,
pura nostalgia.
Extraño
sus conversaciones,
sus confesiones,
sus no besos,
sus críticas,
sus perdones.
Extraño
la finísima piel de sus manos,
el azul de su mirada,
la elegancia con la que lucía sus batas
siempre azules, siempre lisas,
su pelo corto, níveo, cubierto
durante el invierno
por sus bohemias boinas
negra y gris
y
lo bien que olía siempre
cuando la abrazaba.
Me invitaba a entrar
en
su mundo interior,
sus dudas e indecisiones,
sus libros,
sus oraciones.
Vivimos mucho tiempo juntas
quizás demasiado
y
nunca logramos cortar para siempre
el cordón umbilical que nos unía.
Yo era el baúl que guardaba
sus más íntimas y secretas confesiones.
Se podía pensar
que
no guardábamos parecido
pero
compartíamos
carácter, suspicacia, inseguridad.
Mi padre emprendió el viaje
hace ya demasiado tiempo
y, ahora,
tengo ante mí una escalera de recuerdos
cuyos escalones subo todos los días
para recoger el maravilloso regalo
que
me han dejado,
mi vida.


sábado, 28 de abril de 2018

"CANSANCIO" (M.A.M.)

Me siento
calima,
bruma,
neblina.
Me observo
y
lo único que veo
es un galimatías de miedos,
al pasado,
al futuro,
a mi vida,
a mis sueños.
No quiero crecer más.
Me siento ya una anciana,
apagada la mecha de su vela,
silenciada la ventisca de su marcha.
Me niego
a buscar más salidas,
a razonar más fórmulas,
a planear más vuelos.
Sencillamente
no puedo más,
no quiero avanzar más.
Necesito descansar
en la nada
que, ahora, más que nunca
es mi todo,
limitada por el cansancio que me llena.

Photo by Francesca Woodman

"ANGUSTIA" (M.A.M.)

Me niego a pecar de ingenua, crédula o estúpida. Siempre quedarán lágrimas por llorar. Nunca desaparecerán estos nervios que me impi...