martes, 23 de mayo de 2017

"ME GUSTA" ( M.A.M.)

Me gustas
cuando hablas,
sin miedo a las palabras,
sin ocultar promesas,
sin elevar la voz,
sin callar la mía.
Me gusta
tu mirada,
limpia, 
valiente,
fresca,
que se posa en mis pupilas
porque sabe
que es su casa.
Me gusta
despertar
junto a tu nuca,
oler tu cuello
y
recorrer con mis pestañas
el camino
que
conduce a tu boca.
Es entonces,
cuando te beso suave
porque
estás dormido
pero,
cuando despiertas,
nuestras lenguas
bailan
un paso a dos improvisado.
Nuestros cuerpos
se giran,
se encuentran,
se abrazan.
Tus brazos
y
mis piernas
se muestran felices
porque
son ya amigos
inseparables.
Las manos,
las tuyas,
las mías,
inician el camino que,
aún conocido,
siempre depara sorpresas,
como un lunar
que aún escondo
y
todavía no te he presentado
para que no falte la magia,
para que no se instale el hastío.
Y te abro las puertas
de mi casa, 
que es la tuya,
donde hace un tiempo,
plantaste tu bandera
y
levantaste una frontera
pero, siempre
contando conmigo.
Acepté tu estandarte,
ese que me entregaste
el día 
que me habitaste
y,
al instante supe
que
no deseaba
mas exploradores
en mi cuerpo.
Pero,
sobre todo me gusta
cuando estamos solos,
rodeados de gente,
y
nuestra felicidad,
palpable,
se contagia,
tan fácilmente
que,
al minuto,
la risa
es
la bebida
más servida en la barra
del bar
en el que siempre nos besamos.

Photo by Christer Stromholm, Paris


lunes, 22 de mayo de 2017

"A VECES" (M.A.M.)

Detesto
que me duela el alma.
A veces,
desearía no sentir,
carecer de emociones,
que
los pensamientos
que
se instalan en mi cabeza,
girando y girando
sobre sí mismos,
desapareciesen.
Quisiera ser
fría, 
distante,
recelosa.
Que mis ojos
desconociesen las lágrimas,
mi boca, la risa,
mi piel, las caricias,
mi sexo, el calor tenso
que
provoca
la unión con otro cuerpo.
Vendería mi alma
al mismísimo diablo
a cambio
de no volver a vestirme
de melancolía.
Le pediría
convertirme en estatua de sal,
para así instalarme
a la intemperie
y,
con las primeras lluvias.
disolverme, poco a poco,
hasta desaparecer.
A veces,
quisiera no ser yo.






"ME NIEGO A OLVIDAR" (M.A.M.)

Me he descubierto
guardando,
sin orden ni concierto,
amontonados
unos sobre otros,
aplastando
sin cuidado,
sentimientos
de un pasado
que,
aunque reciente,
ya
han caducado
por 
manidos,
manoseados sin medida,
podridos,
trasnochados.
En un saco de arpillera
introduzco
odio,
rabia,
rencor,
desprecio,
asco,
y
resentimiento. 
Antes
de cerrarlo definitivamente
meto
la tristeza
acumulada en mi cabello,
la melancolía
enraizada en mis pestañas,
la nostalgia
enredada entre mis pasos
y
esa pena sin nombre,
sin eco, sin sombra
pero mía.
He decidido
no tirarlos.
Con ellos se marcharía
esa parte
de mi vida
que,
aunque oscura y sombría,
lleva nombres
que
me niego a olvidar
para no repetir
lo ya hecho
y porque.
 para ello, debería
amputar parte de mi corazón
que
ahora
lo quiero completo,
limpio
y
saneado
para poder entregarlo
al hombre
que,
por primera vez en mi vida,
puedo decir
"te amo".

Photo by Antonio Mora

sábado, 20 de mayo de 2017

"¿ME QUIERES?" (M.A.M.)

-¿Me quieres?

-Sí, claro, por supuesto.

-Entonces, ¿por qué nunca me lo dices?.

-No sé, si estamos juntos, supongo que se da por supuesto.

-Yo no doy nada por supuesto. Podemos estar juntos por aburrimiento, por rutina, por costumbre, por  desgana, por cansancio, por hastío o apatía. Podrían unirnos cosas tan terribles como el interés, el  dinero o el qué dirán los demás si dejásemos de estar unidos.

-Pero, ¡yo te quiero!.

-Si de verdad me quisieras me comerías los labios, me besarías las boca mientras susurras "te amo",
 Si de verdad me quisieras me levantarías la ropa, sin pudor y con descaro, llevado por el deseo.
 Si de verdad me quisieras me habitarías cuando a ambos nos apeteciera, bien despacio, bien deprisa,
 sin importar el tiempo del  que dispusiéramos.
 Si de verdad me quisieras me levantarías al vuelo, para tomarme en tus brazos, mientras gritas "somos nuestros".
 Porque yo te quiero sin timidez, ni vergüenza, sin cobardía, ni sonrojo. Porque ardo de deseos cada vez que te veo y no dejo, ni un segundo, a la reflexión, para saber si estamos solos o en medio de un tumulto porque ¡me da igual!,  recorrería tu cuerpo, palpo a palpo, beso a beso. Porque yo te quiero con pasión, con entrega, con delirio y arrebato, con vehemencia y en exceso.

-Y ahora por favor, dime la verdad, ¿me quieres?.

-Sinceramente, creo que no te quiero como tú quieres que te quieran, pero no porque no te quiera sino porque no sé querer como solamente tú quieres.

-No te preocupes, si de verdad me quieres, yo te enseñaré a quererme como quiero que me quieras que es de la misma manera en la que ahora mismo te quiero.

Fotografía "The point of no return" by Tatyaba Druz.

"ESPEJO" (M.A.M.)

Me miro
en el espejo
y
estás tú.
Extiendo mi mano
y, sonriendo,
la coges
para
introducirme
en tu mundo.
Y, te juro,
que
nunca antes
me había sucedido.
Abres tus brazos,
de par en par,
me abrazas
y,
como por arte de magia,
nuestro pasado
ha desaparecido,
dando inicio
a un nuevo camino,
recto,
luminoso,
limpio.
Ya no soy
un secreto,
una sombra,
aquella sonrisa prestada por horas.
Contigo
puedo ser yo,
la que ama con descaro,
sin medida, ni mesura,
en exceso, con locura.
No debo medir
las palabras,
acompasar mis pasos,
susurrar bajito.
Contigo
no tengo miedo,
las sombras se han marchado,
mis manos no tienen frío.

que mis besos serán recibidos,
mis caricias, valoradas,
mis poemas, leídos..
Tan solo te pido una cosa.
Si esto es tan solo
un delirio,
un espejismo,
una ilusión,
no me cuentes la verdad.
Ya  ni tan siquiera recuerdo
el tiempo transcurrido
desde la última vez
que
me mire en el espejo
siendo feliz.


viernes, 19 de mayo de 2017

"POR FIN" (M.A.M.)

Por fin,
nos encontramos,
con
la calle de nuestra infancia
como único testigo,
con
la luz de las estrellas
como única aliada.
Frente a frente,
vestidos de sentimientos,
desnudos de recuerdos,
nos invadió
un pudor desprevenido.
Nuestras cuerpos,
aunque ya se conocían,
nunca se habían presentado.
En aquella cama pintada
de mil colores
tus brazos
y
mis piernas
reían nerviosos
sin saber muy bien
qué hacer..
El olor de tu piel
guió mis manos
hasta tu cuello
en el que deposité,
todos los besos
que
llevaban años escondidos
en la esquina más recóndita
de mi corazón.
Giramos y giramos
hasta que nuestros ojos
se miraron,
sonriendo con complicidad.
Me pediste, bajito,
las llaves
de mi casa
y
yo abrí, de par en par,
las puertas y ventanas,
invitándote a entrar,
convencida de que te quedaras.
Fue entonces cuando supe
que contigo
deseaba
compartir caminos,
repartir mis sueños,
construir castillos,
sonreír locuras,
pronunciar "te quiero".

Photo by Steven Puetzer    





jueves, 18 de mayo de 2017

"NO ESTOY ACOSTUMBRADA" (M.A.M.)

Fui feliz.
De niña
conocí la sensación
de
la despreocupación,
respiré
la valentía extrema,
percibí
la tranquilidad absoluta.
En mi cara
había siempre dibujada
una sonrisa,
mis ojos
desconocían el sabor
de las lágrimas,
mis manos
estaban siempre limpias
aunque
las llevara llenas de barro.
Luego,
todo cambió.
Así, de repente,
de golpe,
sin previo aviso,
ni
notificación alguna.
Y
comenzaron las visitas,
las malditas visitas.
Angustia,
miedo,
temblores,
frío.
Me acostumbré
a
mi nueva situación
porque
me robaron
las fuerzas
y
las ganas
de luchar contra ella.
Entonces,
tras casi una vida,
vestida
por
una soledad
demasiado habitada
por
fantasmas
de un tiempo
demasiado reciente
apareciste tú,
desde un pasado
muy lejano,
tanto
que ambos éramos
distintos, aunque iguales
porque
en cuanto me abrazaste
sentí
que había regresado a casa,
esa que nunca debería haber
abandonado
en busca
de nuevas aventuras
al otro lado de la frontera.
Tras nuestro primer beso
supe
que había recobrado
una parte de la felicidad
perdida.
Pero ahora,
a mi lado,
sonríe con mezquindad
el miedo,
ese que tengo
desde que te he reencontrado
porque
no estoy acostumbrada
a sentirme amada.
y
temo
que todo sea un sueño.


Photo by whodesignedit.net


"ME GUSTA" ( M.A.M.)

Me gustas cuando hablas, sin miedo a las palabras, sin ocultar promesas, sin elevar la voz, sin callar la mía. Me gusta tu mir...