.Alice in Wonderland.

"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
(Alice in Wonderland)

lunes, 21 de agosto de 2017

"NADIE DEBERÍA ARRANCAR UNA FLOR" (M.A.M.)

Una flor,
ya sea silvestre o cultivada,
si es cortada
por su tallo
muere irremediablemente-
Da igual
que la conservemos
en un hermoso jarrón,
o
en un simple resto de tetrabik
procedente del resto de desayuno.
La gente rellena estos recipientes
con agua.
Hay incluso algunos
que
disuelven una aspirina
en ese líquido
sin olor, sin color, ni sabor,
y,
con la esperanza de alargar
su agonía,
la sitúan en un lugar
iluminado por el sol.
Pero todo intento es infructuoso.
Así me siento yo.
Hubo un tiempo
en el que yo consideré que
nadie me arrancaría
de un tajo,
mi tallo,
ese que me permitía vivir.
Ahora me siento una flor marchita.
Noto, como cada día, voy perdiendo
uno a uno mis pétalos.
Mis pequeños brotes se marchitan
día a día.
Pero,
aún conservo las fuerzas suficientes
para salir del recipiente
que, ese amante de las flores
como fuente de belleza,
me introdujo.
No sé cómo
pero he llagado a un libro
que
guardo desde niña
ese en el que conservo todas las flores
que
me han regalado.
Le llamo el cementerio floral.
Entre una margarita
y
una rosa color amarillo pálido,
me tapo con los párrafos
de la hoja que me ha tocado en suerte.

que
lentamente me convertirán
en un pequeño resto
de lo que fui.
Tal vez,
dentro de muchos años,
alguien abra ese libro
y
me encuentre,
junto con el resto
de inhertes
brotes,
hojas,
capullos, aún sin nacer,
y
alguna que otra flor.
Pero
ya no seré yo.
Ya me habré convertido
en una amalgama
de restos orgánicos
que
en cuanto se tocan
se disuelven como el polvo.
Solo ruego
que
nadie después de yo
se convierta en un cadáver
de lo que un día fue
simplemente porque alguien optó
por cortar su tallo
arrancar sus raíces
para tenerla
a su merced
contemplando impávido
como va desapariendo
hasta convertirse en polvo
sin vida.

Photo by Slevin Aaron

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"El TIEMPO" (M.A.M.)

Añoro. Divago por tu cuerpo con la memoria, recordando la simetría de tus lunares, el níveo tono de tu pelo, el color de tus ojos, verde ámb...