.Alice in Wonderland.

"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
(Alice in Wonderland)

martes, 25 de abril de 2017

"ALAS" (M.A.M.)

Pieza
a
pieza,
una
a
una
van cayendo
todas
las partes
que
forman la armadura
que,
desde hace mucho tiempo,
acoraza
mi corazón
y
mi alma.
Pensé
que
ya no sucedería,
supuse
que
no lo merecía,
creí
que
seguiría inexpugnable
hasta el resto
de
mis días.
Cuando menos lo esperaba
comencé
a sentirme
más ligera,
casi etérea.
Podía respirar
sin ahogarme,
mi sombra
no me perseguía,
mi piel
fue abandonada por el frío
y
dos maravillosas alas blancas
nacieron
en mi espalda.
En ese preciso instante
te vi
y,
sin dudarlo ni un momento,
salí volando
hacia ti
para
caer, al fin,
en los brazos
que toda mi vida
había estado esperando,
los tuyos.

Photo by Amy Judd





lunes, 24 de abril de 2017

"¿ES VERDAD?" (M.A.M.)

Aún
no sé
si es cierto.
A veces,
yo misma
me pellizco,
froto mis ojos,
abro la boca
y
respiro
porque
me cuesta
un gran esfuerzo
creer
que
es real.
Hasta hace muy poco,
durante
casi una vida,
he convivido
con
mis fríos,
mis miedos,
mis monstruos,
mis fantasmas,
esos
que
me impedían dormir
esos
que
no me dejaban avanzar
esos
que
me imposibilitaban,
sin ninguna explicación previa,
gozar
mirando las estrellas,
reír
sin temor a molestar,
bailar
unos pasos improvisados
sentir
el placer de una mano
sobre mi mano,
esa mano
que
ahora pertenece
al hombre
que
yo amo.

Photo by Brassain, "Amoureux du quartier Latin" (1932)




domingo, 23 de abril de 2017

"TUS ABRAZOS"(M.A.M.)

Por favor,
tienes
que
enseñarme
a abrazar como tú abrazas.
Tus abrazos
son de esos
que
aprietan,
calientan,
protegen
arropan.
Tus brazos
abarcan
mi cuerpo entero
y,
en ese momento,
desearía
fundirme en ti,
quedarme así,
para siempre.
Tus abrazos
son felices,
sonríes 
con cada uno de tus brazos
y
guardas tanto amor
en cada abrazo
que
entre tus brazos
sé 
que lo que sientes
es sincero.
No son abrazos
de cortesía,
de esos que finalizan
con unas palmaditas
en la espalda,
como de consolación,
esos
los detesto.
Tampoco son abrazos
blandos,
dados sin ganas.
Tu abrazas
con una energía
por mí
desconocida.
Yo
me diluyo
en
cada uno
de tus abrazos.
Y,
lo mejor de todo,
es
que esos abrazos
prosiguen
con un beso
que
te come el alma
y
trastoca, para siempre,
el corazón.
Son abrazos que llevan en ellos
la esencia del amor
más intenso.

Photo by Ralph Morse



sábado, 22 de abril de 2017

"NO TE BUSCABA" (M.A.M.)

Toda
una vida
y
estabas ahí
casi al alcance
de mi mano
pero
yo. estúpida,
no te buscaba
y
tú, debiste pensar
que yo
ya era parte
de
un pasado
demasiado lejano.
Solamente
ha sido necesario
estirar
mis manos,
alzar
la mirada,
elevar
mis pasos.
y
susurrar bajito
tu nombre.
Estabas
frente a mí,
alejado tan solo
cincuenta metros
en línea recta.
Enseguida
te reconocí
y
no pude evitar
salir corriendo
hacia ti,
Y,
me abrazaste.
Sí,
como en las películas de amor,
esas
en las que nunca
me he visto reflejada
y
que por ello detesto.
Porque
ese abrazo guardaba
toda
la inocencia de un niño,
toda
la fuerza de un hombre.
Porque
hasta ese abrazo,
nunca me había sentido.
realmente.
amada.

Photo by...Bob, un chico que pasaba por allí.



jueves, 20 de abril de 2017

"ESE ALGUIEN" (M.A.M.)

Soy
un hervidero
de
emociones,
un gran globo rojo
a punto
de estallar,
un capullo
de crisálida
en el momento
de eclosionar.
Burbujas
suben
y
bajan
sin orden, ni control,
desbaratando
el ritmo
de
mi paso,
el palpitar
de
mi corazón.
Me atraganto
con
las que juguetean
en mi garganta
y
las que se enredan
en mis pestañas
me obligan
a parpadear
a toda velocidad.
Otras,
tras inflarse en mi nariz,
consiguen
que vuele
con la misma agilidad
de un gorrión
y,
las más pequeñas,
salen
por mi boca
en forma de pequeños
besos
que
esperan
al causante
de esta situación.
Porque sí,
hay alguien
que
ha provocado
este desasosiego
de
sentimientos,
alguien
a quien ya
no esperaba,
alguien
conocido
en otra vida,
con otra voz,
con otro cuerpo,
pero
con idéntica
intensidad.
Y, 
lo siento,
no estoy acostumbrada
a hablar
de amor.
Me siento
una intrusa
dentro de mi vestido,
una exiliada
en la cama donde duermo,
una refugiada
cruzando la frontera
de
un país imaginario
pero
anhelo convertirme
en
una peregrina
que inicia
un largo camino
con ese alguien
de la mano
porque
en él
he encontrado
el calor
que
nunca había hallado.

Photo by Benoit Courti




martes, 18 de abril de 2017

"TERNURA"(M.A.M.)

Me invade
la ternura.
Estoy en tu casa,
sola,
esa que he abierto
con tus llaves
porque,
confías en mí.
No me he atrevido
a abrir
los cajones
de tu armario,
ni tan siquiera
a ojear
los libros
de tu estantería,
pero
observo
las fotografías
que
tienes
colgadas en la pared,
acaricio
los almohadones
que
cubren tu cama,
huelo
los jabones
que 
limpian tus manos
y
todos ellos me dicen
que 
me quede,
que,
esta vez,
puedo desnudar mi confianza.
Por eso,
me invade la ternura
porque
sé que
haces magia 
cuando miras,
acaricias
con tu sonrisa
y, sobre todo,
estoy convencida
que
jamás
cortarás mis alas,
acotarás mis deseos,
limitarás mis besos
y, 
cuando me asole
el frío,
me refugiarás en tus abrazos.

Photo guardada desde Schoingeist
     









lunes, 17 de abril de 2017

"TÚ NO HUIRÁS"(M.A.M.)

Lo siento,
no estoy 
acostumbrada.
Perdona
mi torpeza,
mis palabras
inconexas,
mis recuerdos
que,
aún pasados,
son presente
en ésta,
mi cabeza,
que,
a veces,
desearía poder
cortar
para que deje de pensar
en fantasmas
que
me hirieron,
que
no quisiera recordar.
no lo mereces.
Has aparecido
sin lanza
y
sin escudo,
desnudo
de protecciones,
pleno,
lleno,
rebosante
de
emociones
y,
con las manos abiertas,
me has invitado
a entrar
en un mundo,
donde,
por primera vez,
no soy ningún secreto.
Me has aceptado
como soy,
con mis locuras,
mis oscuridades
y
mis rarezas.
No has pedido
que
aligere
y, menos aún,
que 
abandone
mi maleta.
Simplemente
me has preguntado
si es posible
que
te quiera.
Podría jurarte,
en este instante,
que
a alguien
que
me ha entregado
sus lágrimas
podré amarle
el resto de mi vida
porque,
estoy convencida
de una cosa,
tú no huirás
el día
que 
que me toque a mí
llorar.

Photo by Sarah Ockler

jueves, 13 de abril de 2017

"DOCE AÑOS" (M.A.M.)

Todos estos días
que
han sido semanas,
convertidas en meses,
transformadas
en años,

has tenido
una vida
y
yo
he vivido
otra,
separadas
por kilómetros,
por circunstancias,
por acontecimientos
que
se escapaban
de nuestro control
para ser propiedad
de otros
que ya no éramos
nosotros.
Tal vez,
sin saberlo,
andábamos
buscándonos
pero
nunca
nos habíamos
atrevido
a salir
de nuestro camino,
ese
que nos habíamos trazado,
tal vez,
no nosotros,
quizás,
las circunstancias,
el tiempo,
el miedo.
Creo
que no quiero
conocer el motivo.
Hemos
respirado miradas,
buscado respuestas,
mendigado caricias,
al menos,
así ha sido
en mi caso.
Ahora
te veo
justo a dos centímetros
de mí
y
te huelo
y
te siento
y,
por fin,
te hablo
y tú,
me respondes
ya alejados
todos
los miedos,
las dudas,
los recelos.
Estamos juntos
y
ese era nuestro
propósito
cuanto teníamos
tan solo
doce años
y,
lo mejor de todo,
es que el deseo perdura
a pesar
de tanto tiempo pasado
porque
nuestros niños
siguen vivos
en nosotros.

Photo by Edouard Boubat, Montmartre, P
aris, 1948

"COMO DIJO CORTÁZAR" (M.A.M.)

soy tú
soy yo
y
somos nosotros.
¡Qué bien suena!.
Somos dos
sin dejar
de ser
uno
porque
tú y yo
nos fundimos
movidos,
únicamente,
por el amor,
por la necesidad
de estar juntos,
al mismo nivel,
compartiendo escalón,
dividiendo el espacio
sin abusos,
sin autoridad.
Y
nuestras miradas
hablan
el mismo idioma,
nuestras manos
nos transportan
a la misma caricia,
nuestros besos
se unen
en la misma boca
que
es la tuya
que
es la mía.
Y
no me cuesta asumir,
como dijo Cortázar,
que nuestros cuerpos son dos
pero
"sólo en la aritmética el dos
nace del uno más uno"
por lo que
adoro aceptar
que,
por amor,
hemos roto las reglas
de la ciencia.

Photo @Armchaird Oxford Scholard





miércoles, 12 de abril de 2017

"DIENTE DE LEÓN" (M.A.M.)

Me miro
en el espejo,
sin ropa,
desnuda.
Me observo.
Me asusto.

no me besabas.

mordías con saña
mi cuerpo,
me recorrías
a
dentelladas.
¿Cómo podía
no darme cuenta?.
Eras listo.
Decías
que
me amabas
y yo,
literal,
ingenua,
crédula hasta la estulticia
no puse en duda
tus palabras.
Ahora
contemplo horrorizada
la falta
de alguno
de mis miembros.
Han desaparecido
mis manos,
ya no encuentro
mis pechos
ni localizo
mis labios.
Pero mi sombra
me ha dicho
que
no preocupe,
que,
aunque no lo recuerde,
ya me ha ocurrido
más veces
y
que solo necesito
distancia de ti
y
tiempo
para que mi cuerpo
reverdezca
con
la llegada,
en primavera
de los dientes de león
la única flor
que
puede hacer frente
a
la ira
con la que
devoraste
mi alma.

Photo by Maia Flore



"REGALO" (M.A.M.)

Algo
he debido hacer
bien
para
que
el destino,
el azar,
la vida,
no sé,
me haga esta regalo.
Fuiste
mi primera ilusión, 
los primeros ojos
y,
quizá los únicos,
que me sonrieron
sin hablar.
Tú y yo
éramos felices
así, de cualquier modo,
corriendo,
saltando
y
sabiendo
que
ambos estábamos ahí.
Era un amor
sencillo,
de no pedir nada,
de contentarse con poco,
de alegrarnos
por vernos,
aunque nunca nos mirásemos.
Iniciábamos
nuestra vida,
esa que nos separó
y
que tras mucho tiempo,
quizá demasiado,
tal vez el adecuado,
nos ha vuelto a poner
en el mismo camino.
Y,
de un modo mágico,
han regresado 
sensaciones olvidadas,
sentimientos
que eran nuevos
y, ahora,
huelen otra vez
a recién estrenados.
No sé
que
va a pasar
pero,
suceda lo que suceda,
ya nadie impedirá
que caminemos juntos
esta nueva senda,
como amigos,
como amantes
o
como los niños
que
aún somos.

Photo by Paulette y André (1949)

martes, 11 de abril de 2017

"RUTINA" (M.A.M.)

Nuestra unión
estuvo
desequilibrada
desde el principio.
Yo ponía entusiasmo
tú marcabas recelo.
Yo instalaba ilusión,
tú imponías misterio.
Yo bailaba sin parar,
tú me mirabas inquieto.
Yo deseaba solo tus besos,
tú  me compensabas con obsequios.
Yo anhelaba no ser un secreto,
tú instalabas el misterio.
Y la balanza no soportó
la desigualdad
de los pesos repartidos.
Empezaron los reproches.
Comenzaron tus miedos.
Yo quería más,
y tú 
cada vez
necesitabas menos.
Es lo que tiene la rutina.
Invariablemente,
hacíamos siempre lo mismo.
"Tiempo, maldito tiempo",
me decías.
"Amor, maravilloso amor",
es lo que no ponías
y yo,
egoísta,
terminé reprochando
su ausencia,
tu ausencia.


Photo by Eduardo Izquierdo


lunes, 10 de abril de 2017

"NUEVA HABITACIÓN" (M.A.M.)

Mis fantasmas,
esos que siempre se ríen de mí
cuando me miro en el espejo,
han decido darme una tregua.
No soportan la derrota y,
desde hace unos días,
sus burlas no me afectan.
Los miedos
que habitan mi mente,
esta noche
han hecho
una pequeña maleta y
me han dicho adiós
con una mueca que no disimula
la frustración de su derrota.
Tras lavarme la cara,
la angustia se ha desprendido
de mis pestañas,
la inseguridad ha caído
a chorretones por mi rostro y
la tristeza, 
esa que siempre habita en mi pelo,
ha visto
como era troceada
al ritmo de unas tijeras.
En un hatillo guardo,
gritos, humillaciones, desprecios,
que envío 
por correo a una dirección determinada.
Quiero habitar una nueva habitación,
limpia de pasados, 
inaugurada sin ti.


Fotografía Noell Oszvald

"ABRAZO" (M.A.M.)

Me miras,
te miro.
Sonríes,
confío.
Me llamas,
me acerco sin preguntarme
cómo sabes mi nombre.
Abres tus brazos,
me rindo.
Me abandono en un abrazo
sin límites, ni condiciones,
un abrazo que es prólogo sin epílogo.
Cierro los ojos.
Siento que estoy en casa,
una casa sin monstruos como invitados.

Fotografía Frank Horvat (1955)

sábado, 8 de abril de 2017

"NUNCA FUIMOS ALGO" (M.A.M.)

Soy
insegura,
inestable,
indecisa
pero,
esta vez,
no he dudado
ni un instante.
He extendido
en el suelo
las sábanas
que
utilizamos
la última vez
y con ellas
he hecho
un hatillo.
Es cierto,
podría haber elegido
una bolsa,
un baúl,
una maleta
pero,
contigo,
lo único que compartía
una vez a la semana,
exactamente
dieciocho horas semanales,
cuatro días al mes,
era la cama
de aquel
recóndito hotel.
Porque
yo era tu secreto,
tu más íntimo misterio.
En el hatillo
he guardado
todos los regalos
recibidos,
quiero suponer
que
como pago
a la premura de tiempo,
todas las promesas
incumplidas,
las caricias ya manidas,
los besos ya conocidos
y
esa tendencia tuya
de tratarme como una reina
el día que tú marcabas
en tu propio calendario.
Un día te pregunté
qué éramos
tú y yo
y no supiste responder.
Ahora ya lo sé.
Tú y yo
son
simplemente
pronombres personales
porque
tú y yo
nunca fuimos algo definible,
tan solo
un enigma
que
no era necesario desvelar.

Photo by Marion Turcotti

"ME DILUYO" (M.A.M.)

Poco a poco
me voy
diluyendo
en la atmósfera
de pura
melancolía.
Veo
como
desaparezco
despacio,
recreándome
en mi conversión
en aire.
Lo he deseado
con tal intensidad
que
por fin
lo he conseguido.
No soportaba más
la ausencia
de tu cuerpo,
la marcha
de tu voz,
la huida
de tus caricias.
El dolor
que
me provoca
el vacío
de tu lado de la cama
ha convencido
a mi conciencia
y ahora
ya casi no existo,
falta muy poco
para mi total
volatilización.

Photo by Alex Wein

viernes, 7 de abril de 2017

"DEJÉMONOS LLEVAR" (M.A.M.)

Todavía jugaba
con muñecas,
saltaba a la comba,
montaba en bicicleta.
Era feliz
en un mundo
que
me mantenía
protegida.
Mis padres
eran mis escudos,
mi casa, mi castillo
Aún creía
que
podía cumplir
mis sueños.
Y,
en ese mágico mundo
estabas tú.
Fuiste la primera persona
que ocupó
mi corazón.
No recuerdo bien
tu cara de entonces,
pero
podría tocar con las manos
las sensaciones
que me hacías vivir.
Esas miradas furtivas,
sin cruzar una palabra.
Aquellas persecuciones,
en el metro,
a escondidas,
hasta la academia
donde daba clase de ballet,
nuestras zambullidas
en la piscina
y
tus cartas.
Todo lo que no te atrevías a decirme
lo escribías con tu letra redonda,
de niño.
Solamente una vez
nos rozamos,
¿lo recuerdas?,
en mi 12 cumpleaños.
Bailamos juntos
una canción de Chicago,
pero fui incapaz de abrir
los ojos,
me aterraba tu proximidad.
Hace poco
me he enterado
que
rompí tu corazón.
Tal vez esa es la razón
por la que
nunca me hayan querido
como yo he querido
que
me quieran.
Sería un justo castigo.
¡Con trece años
te hice daño!,
pero,
puedes estar seguro
de que jamás
fui consciente de ello.
Ahora,
nos hemos vuelvo a encontrar.
Una vida después.
Somos los mismos,
pero ya no somos iguales.
Es lo que tiene el tiempo.
Juega con nosotros
a su antojo.

que conservas esa parte
del niño
que me enamoró.
Lo delata tu sonrisa,
tus palabras,
tus nervios,
tu ilusión.
Pero ambos somos adultos.
Los dos estamos surcados
de cicatrices.
Pero,
¿quién nos puede negar
que la magia
por una vez
juegue
a nuestro favor?.
Dejémonos llevar.




jueves, 6 de abril de 2017

"NOS DIMOS A ELEGIR" (M.A.M.)

Ya no recuerdo
dónde guardé
el último beso
que
me diste.
Fue un beso
sin ganas,
como hacía ya
demasiados besos.
Pero,
hoy me acordé de ti.
De nuestros inicios,
rodeados
de sonrisas.
de miradas,
de aventuras.
Si cierro los ojos,
nos veo desnudos,
en aquella habitación destartalada
que, para mí,
era el mejor de los mundos.
Nuestros cuerpos
se acoplaban
como si alguien 
nos hubiese dibujado
para tal fin.
Ambos cóncavos,
ambos convexos,
encajabamos a la perfección,
aunque eramos libres
para cambiar el orden
en ese maravilloso juego
en el que se había convertido
nuestro sexo.
Nada nos limitaba.
Solo vivíamos para amarnos
y
para escribir.
Éramos mutua inspiración.
Nuestros versos
a veces
se hacían un lío
con los besos.
Tus adjetivos discutían
con mis adverbios,
mis sustantivos
con tus verbos.
Fue la enajenación
de nuestras palabras 
la que nos llevó
a la locura de nuestros cuerpos.
Y llegó la desilusión.
Nos dimos a elegir
entre el amor y la poesía.
Ambos elegimos
las palabras.
Yo ahora me arrepiento.
Echo de menos tus besos.

Fotografía de autor desonocido



"LADRONA DE CALOR" (M.A.M.)

Hay días,
como hoy,
en los que añoro
caminar junto a ti
por la calle,
relajados,
descuidados,
sin importarnos
que
un beso inoportuno
quiera salir
de una de las dos bocas
en dirección
a la otra
y que allí,
nuestras lenguas
se demoren
jugando,
como los niños
del recreo de las once.
Hay días,
como hoy,
en los que hubiera querido
sentir
el calor de tu cuerpo
al despertarme,
acoplado a mí,
a mi espalda,
sintiendo tu respiración
pausada,
en mi cuello,
erizando mi pelo,
corto, de chico.
Hay días
como hoy
en los que te hubiera pedido
que rozaras
con la punta de tus dedos
los sensibles pezones
de mis pechos pequeños
y
que siguieras recorriendo,
sin orden ni concierto,
cada esquina,
cada recodo
de mi cuerpo.
Hay días
como hoy
en los que me habría gustado
divertirnos juntos,
toda la noche,
usando como juguetes,
nuestros brazos,
nuestras piernas, 
nuestros sexos
porque
tú y yo,
en la cama,
al final
siempre terminábamos riendo
y eso
me gustaba.
Pero 
tú ya no estás,
tú ya te has ido,
cansado
de mi pelo corto, de chico,
de mis pechos pequeños,
de mi lengua inoportuna
y
sobre todo
del frío constante
de mi cuerpo.
"Ladrona de calor",
me llamabas.

Photo by Henri Cartier-Bresson


"SIMPLEMENTE" (M.A.M.)


Podría escribir
poesía sucia
o
maldita
o
callejera.
Tengo un pasado
con
historias
que no me gusta recordar.
Mi forma de pensar
no se ajusta
a lo que se considera
normal.
Asumo
que 
convivo
con mis miedos
aunque,
en ocasiones,
más de las deseadas,
salen victoriosos
y
terminan
engulléndome.
Me mantienen
en sus transparentes estómagos
hasta
que terminan
por vomitarme.
He sido varias,
soy muchas,
seré demasiadas.
He sido
engañada,
manipulada,
sometida,
maltratada.
He disimulado
amor,
he fingido
orgasmos,
he falseado
felicidad.
Fui fiel
veinte años
a un hombre
al que nunca quise.
Tres años
permanecí
junto a un monstruo
al que amé
hasta
la locura.
He conocido
el amor sin sexo,
el sexo sin amor.
No me considero una santa
pero
jamás
he sido una puta
aunque
ha habido hombres
a los que hubiese deseado cobrar
a cambio de mi sexo,
ya que sexo
era lo único
que de ellos recibía
Por todo ello,
podría pedir
que
me llamasen
poeta maldita,
poeta loca,
poeta perdida
pero
prefiero ser
simplemente, María.

Photo @royaltraship








miércoles, 5 de abril de 2017

"SILENCIO IMPUESTO" (,M.A.M.)

Y, un día
decidiste
desaparecer.
Así,
sin preguntar
si
me dolería,
si,
tal vez,
lloraría
tu ausencia.
si,
la falta de ti,
me rompería.
Fuiste
juez
y
juzgado.
Dictaminaste
que
tu presencia
a mi lado
iba a convertirse
en un lastre,
un escollo,
un obstáculo insuperable
para mí.
Quise hacerte comprender
que
estabas
equivocado.
Que,
si yo estaba junto a ti,
era porque así lo deseaba
pues nada nos unía
salvo el amor
que
existía
entre nosotros.
¿Sabes lo que eso significa?.
Eramos propietarios
de nuestros
besos,
de los momentos
en los que nos fundíamos
en abrazos deseados,
de las estancias
que
ambos protagonizábamos
habitando nuestros cuerpos,
dejando de ser dos,
para pasar a ser uno.
Y
quisiera poder decirte
que
el amor
jamás puede convertirse
en un muro insalvable
que tú para mí
eras
mi mitad,
mi complemento,
mi perfección.
Pero,
ya no sé dónde estás.
Has roto tu promesa.
Te has parapetado
tras
un silencio
impuesto
y sabes
que a mí
la ausencia de palabras
me mata.

Image source mva-studio

"DESPLEGADA" (M.A.M.

Y
definitivamente
me despliego.
Tras,
quizá ya demasiado tiempo,
convertida
en un ovillo,
después
de haber cogido
mis piernas
con mis brazos
y,
ya de cuclillas,
conseguír esconder
cualquier forma convexa
de mi cuerpo,
me he cansado
de rodar,
sin sentido,
de girar,
sobre mí misma
y,
en un solo paso,
me he extendido
porque
es a ti
a quien quiero
entregar mi cuerpo.
Y deseo
que mis manos
abarquen tu cuello,
que tus besos
aplaquen mi furia,
que tu sexo
me habite
como si fuese el último
reino
que conquistar.
Y,
me invade un placer inmenso
al sentir, de nuevo,
todos los entrantes
y salientes de mi cuerpo
y
comprobar
que de esta manera,
desplegada,
tú puedes hacer tuyo
todo aquello
que de mi cuerpo desees.
Ya no quiero
regresar más
a mi antigua forma
de
ovillo,
pelusa,
capullo.
Ańoraba mis formas,
extrañaba mis miembros.
deseaba
que tu gozaras
de mi nueva forma
extendida,
desplegándote para mí
tras jurarme
que
nunca me pedirás
que retome
mi antigua forma sin formas.

Photo by by Susa Dosa


martes, 4 de abril de 2017

"DEFINITIVAMENTE ESTOY LOCA" (M.A.M.)

No soy una mujer
corriente.
Debería corregir.
No sé comportarme
como una mujer
corriente.
Siempre
me he sentido
desubicada, 
descolocada, 
trastocada,
dislocada
y
loca.
Sé que estoy loca
desde
que era una niña.
Con siete años
miraba
las estrellas
y
lloraba,
eran lágrimas incontenibles
porque
¡me sentía tan ínfima
en ese cielo
cuyo fin 
aún no he encontrado!..
Soy vehemente, 
obsesiva,
apasionada,
excesiva.
No sé amar
con cuidado
con templanza,
fríamente,
No puedo besar
con los ojos abiertos,
ni soy capaz de abrazar
con las manos cerradas.
Estoy loca
porque
dentro de mí
habita alguien que tiembla
y sé que esa que tiembla
soy yo, 
aunque me cueste reconocerlo.
Porque
paso de la risa al llanto
en décimas de segundo,
porque convivo
con mis monstruos
que,
a estas alturas,
ya son mis amigos,
porque
hablo con mis manos
y
bailo con mi sombra.
Sé que no soy normal
porque
no me gusta
la gente seria,
la que nunca sonríe,
la que todo planifica,
la que nunca sueña.
Me han llamado loca
porque
no me hace feliz el dinero,
no me emocionan los regalos.
ni vivir en grandes palacios,
porque
cuando alguien me entrega 
un ramo de flores,
soy incapaz de aceptarlo
porque
para fabricar ese ramo
han tenido que arrancar
las flores
y
ellas
pierden su vida
para convertirse en obsequio.
Podéis llamarme loca
si por loca
se entiende
que 
disfrute rodeando con mis brazos
un árbol,
que
goce dejándome flotar
en el mar Mediterráneo,
que
no me canse de besar
al hombre al que amo
y sí,
le amaré
sin medida, 
con premura,
con prisa, 
con urgencia
pero
sin tiempo, ni horario
establecido,´
le amaré
desnudo de bienes
pero rico en deseos
de mí.
Sí, definitivamente
estoy loca
pero
no me gustaría estar
cuerda.

Fotografía guardada desde 


purewildanimalcraziness.tumblr.com








lunes, 3 de abril de 2017

"EL HILO ROJO" (M.A.M.)

Cuenta una leyenda oriental
que
las personas
destinadas a conocerse
tienen un hilo rojo
atado a uno de sus dedos.
Aunque no lo ven,
aunque no lo saben,
este hilo
nunca desaparece
y
permanece
constantemente atado
a pesar
del tiempo y la distancia.
El hilo estirará hasta el infinito,
si es necesario,
hasta que conoces
a la persona
para quien estás predestinada.
Pero,
¿y si pasa toda una vida
y no aparece
quien debería aparecer
o
te confundes
y crees haber encontrado
al portador del otro extremo
de tu hilo rojo?.
Ojalá esta leyends
fuera cierta.
Me gustaría saber
que hay alguien
esperándome
sin saber
que llevamos
toda una vida
buscándonos.
Tal vez,
mi hilo rojo
quedó enganchado
en alguna esquina de mi vida
y yo, impaciente,
tiré con fuerza de él
y
lo rompí.
Quizá eso explique
mi desconocimiento
del amor.
Probablemente,
el hilo rojo
está dispuesto
para personas
que caminen
con tiento,
que hablen
con mesura,
que actúen
con cuidado.
Temo que una loca
impredecible,
excesiva,
apasionada
como yo
haya perdido
el hilo rojo de la leyenda
y
mi destino
sea caminar
dando bandazos,
tropezando con las mismas piedras,
mientras el destinatario
de la otra punta de mi hilo rojo
permanecerá
esperando por mí
aunque,
tal vez pueda suceder,
que sea otro tan loco como yo
y
que en cualquier momento
o
lugar
nos miremos a los ojos,
unamos nuestros dedos
y caminemos
por siempre juntos.
Pero, no olvidemos
que
no es más
que
una leyenda
de amor.

Beili Liu, Installations










"COBARDÍA" (M.A.M.)

Desorientación,
confusión,
desconcierto,
Esta mañana,
bajo la ducha,
he frotado fuerte,
muy fuerte,
mi piel,
mi pelo,
el hueco
que
guarda
mi corazón,
el rincón
en el que se resguardan
mis lágrimas,
la esquina
que esconde
el lugar secreto del alma,
pero
no he logrado arrastrar
toda la incertidumbre
que 
me devora.
Y
me odio por ello
por ser incapaz de controlar
mis emociones
que siempre
ganan las batallas,
que siempre 
vencen.
Y quisiera convertirme
en un témpano de hielo
que
congelase
mi boca,
mis brazos,
mis piernas,
mis ojos 
y,
sobre todo,
mi lengua,
para no hablar,
para no habitar
la boca de ese
a quien amo
y
temo hacer daño
por mis constantes
dudas,
estas que me llevan
al fracaso,
al declive,
a la locura.
Quisiera no tener que decidir,
preferiría que otros lo hagan por mí.
Juro que asumiría sus sentencias,
que aceptaría sus resoluciones,
con la tranquilidad
del inconsciente
de ese al que no le importa
si el dictamen obedecido
es o no erróneo,
pues no es suyo,
es de otro.
Hasta aquí llega
la sinrazón de mi cobardía.

Photo by Kalee Kilgrowalee

"ANDÁBAMOS PERDIDOS" (M.A.M.)

Andábamos perdidos
y
nos encontramos.
Ninguno de los dos
conocía su estado
de total
desorientación
y
ninguno tampoco
buscaba a alguien
pues suponía
que
a nadie necesitaba.
Pero sí,
nos encontramos,
nos miramos
y
fue en ese preciso instante
cuando supimos
que
andábamos perdidos.
Nos acercamos
con confianza
y,
sin pronunciar palabra,
acercamos nuestras bocas,
nuestros cuerpos ya desnudos,
entrelazamos los brazos
para pasar a ser uno.
Solo tras ser habitada,
supe que era a ti a quién buscaba.



Photography "Couple in the window" by Quint Buchholz

"HEMOS VENCIDO! (M.A.M.)

Pensé
que ya no sucedería.
Supuse
que estaba todo perdido.
Había dispuesto ya el conjunto
para
la despedida final.
Los besos dados,
los soñados,
los imaginados
los no recibidos
fueron guardados
en un pequeño
frasco de cristal
que
cerré con cuidado
para conservar
su música,
su cadencia,
su sabor.
Las caricias,
esas que conocí,
la totalidad
de las que que recibí
y a su vez entregué
y
aquellas que deseé
las doblé, 
tras haberlas almidonado,
y las dispuse,
una sobre otra
en un pequeño cajón de la cómoda.
Nuestros deseos,
los tuyos, 
los míos,
esos que nos hacían despertar
en mitad de la noche
obligándonos
a habitarnos sin dilación,
con premura, con pasión
los colgué, en perchas paralelas,
en la barra del armario
en el que también introduje
nuestros abrazos,
esos que me cobijaban
esos que te rodeaban,
esos que nos fundían
en un solo cuerpo.
Cuando ya me había convencido
de que todo estaba perdido,
cuando ya había dispuesto
sobre la cama,
que un día compartimos,
la ropa 
que a partir de ese día
estaba dispuesta a llevar,
ropa negra,
informe,
opaca,
volví a escuchar tu voz
y
con ella
regresó el calor,
la luz,
el brillo,
el candor.
Había recuperado la savia
que me mantiene viva.
Ahora sé,
que todo vuelve a ser
como antes
del muro de silencio.
Lo hemos derribado.
Hemos vencido.




Photo by MR
Aurclair

sábado, 1 de abril de 2017

"TE LIBERO DE MÍ" (M.A.M.)

 No quiero
junto
a mí
a alguien
que roba
el placer del color
de su sonrisa,
que niega
un baile improvisado
por no estar
planificado.
No quiero
junto
a mi
a alguien
con el ceño
perfilado a cincel,
con las manos
escondidas
en sus puños,
con la mirada
hundida
en el suelo de la habitación.
No quiero
junto
a mí
a alguien
que mida
su tiempo en dinero,
que contemple su reloj,
olvidando
el color de mis ojos,
el largo de mi cabello,
que respire
para acumular
inerte materia.
No quiero
junto
a mi
a alguien
que pronuncie
el verbo amar
con la misma facilidad
que decide
el menú para cenar,
la bebida que beber,
el grosor de la manta
que nos ha de tapar.
No quiero
junto
a mí
a alguien
que me convierta
es su misterio
mejor guardado,
porque
soy libre,
porque
no tengo
nada que esconder,
nada que ocultar.
Te libero de mí,
de ese día a la semana
obligado,
de esas horas
perdidas sin trabajar,
de ese gran secreto
que has de guardar.

Photo by Aneta Ivanova

"El TIEMPO" (M.A.M.)

Añoro. Divago por tu cuerpo con la memoria, recordando la simetría de tus lunares, el níveo tono de tu pelo, el color de tus ojos, verde ámb...