Photo "Tulip". 1984, by Robert Mapplethope

Photo "Tulip". 1984, by Robert Mapplethope
"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
Lewis Carrol "Alice in Wonderland"

sábado, 21 de enero de 2017

"UN PASO MÁS" (M.A.M.)

Ayer me odiaba.
Lo cierto es que
no es ninguna novedad.
Hace años,
quizá demasiados,
en los que no encuentro
ningún motivo
para no hacerlo.
Me sentía traicionada.
Desde el primer momento,
conociste mi pasado.
Te dije
que
no quería enamorarme.
El amor siempre me ha hecho daño.
Pero tú,
abriste sus puertas,
de par en par,
aún sabiendo que
yo
no tenía cabida en tu vida.
Debo decir a tu favor
que
me hablaste
de tu falta de tiempo,
de lo complicado
de tu día a día.
Pero, si lo sabías,
¿por qué gastaste, ni tan siquiera un minuto,
en enamorarme?.
Ayer te pedí que me dejaras.
Aún es pronto.
La herida aún no sería
demasiado profunda.
Dolería, no voy a negarlo,
pero dejaría una hermosa cicatriz.
Me dijiste que te sentías incapaz
que
fuera yo quien diera el paso.
Pero,
yo ya no puedo.
Yo ya me he zambullido de cabeza
en tu voz,
una voz cálida como ninguna,
con ese tono que acoge, esas pausas que te hacen pedir más;
en tus palabras,
palabras que antes nadie había pronunciado para mí,
palabras que creía mitos, palabras imposibles hasta entonces;
en tus brazos,
brazos que recogen mi cuerpo entero, envolventes, cálidos,
brazos que aportan la seguridad que añoraba desde hace años.
Lo repetí.
Déjame ahora.
Aunque herida podría recuperarme.
Tu respuesta fue la misma, "abandóname tú".
Y aquí estamos enredados,
dos almas heridas,
compartiendo locura e ideales
que, en cuanto nos rozamos,
sabemos ya que estamos en casa.
Y nuestros besos saben a nuevo,
besos dados con locura y recibidos con hambre.
Y nuestros cuerpos, hasta hace poco desconocidos
ya conocen el camino, se habitan sin permiso,
entrando en el juego las miradas,
las ganas, el ansia, la fuerza, el descontrol, el desatino.
Y nos fundimos,
y somos uno.
Y las horas pasan sin sentirlo
en una noción del tiempo cruel y desconocida.
Y debemos despedirnos.
Tú regresas a tu vida,
esa en la que no tengo cabida,
recordándome que fui avisada desde un principio.
Yo regreso a mi vida,
esperando con ansiedad que pasen los días,
esos en los que no hay espacio para mí,
anhelando nuestro nuevo encuentro en el que
volveré a pedirte que me dejes
y
tú responderás que sea yo quién de el paso,
Me gustaba soñar, pensar en mundos imaginarios.
Ahora ya no lo hago.
Por ahora me conformo con lo que nos damos.
El verdadero problema nacerá
cuando uno de los dos
quiera dar un paso más.
Solo espero que llegado el momento,
ambos
estemos de acuerdo,

Photo by Steve Maraboli

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"ERES TÚ" (M.A.M.)

Sabes que te siento mío y no, no es posesión es, simplemente, indivisibilidad. Carecemos de la capacidad de separar eso que nosotros...