.Alice in Wonderland.

"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
(Alice in Wonderland)

martes, 31 de enero de 2017

"MI SOMBRA" (M.A.M.)

Hoy
me he levantado
y
no me he encontrado.
He mirado
en la cama
y, sí,
he podido apreciar
el hueco que mi cuerpo
ha dejado,
supongo que durante el sueño,
porque, realmente,
no recuerdo qué
es lo que hice.
Sólo sé
que me toco
y
me siento,
pero busco
y rebusco
y
no localizo
ninguno de mis miembros.
He perdido
mis manos y mis pechos,
mi boca y mis piernas,
mi cuello y mi sexo.
Realmente,
me he extraviado entera
porque,
aún sin pies,
me he situado frente a un espejo
y
no he visto nada,
pero
me toco
y
me siento
y
escucho mis gemidos.
Tal vez,
ha sido ella,
sí,
mi sombra envidiosa.
Llevaba tiempo
susurrándome bajito
que
estaba cansada
de necesitarme
para existir.
Creo que esta noche
ha cumplido
sus amenazas.
Me ha devorado
pero
ha olvidado
tragar
mis sentimiento
por eso
cuando me toco
todavía
me siento.

Photo by  José María Pérez Nuñez Más


"COSTUMBRE" (M.A.M.)

Hoy
te he mirado
y
me ha invadido
la ternura.
Esos ojos
que
hablan,
esa sonrisa
que
besa,
esos besos
que 
alimentan,
esos brazos
que
resguardan.
Hubiese corrido
hasta ti,
en menos de lo que dura
un parpadeo,
un paso
un suspiro
pero,
no era pasión
lo que sentía,
era ternura
y
con ella,
lo siento,
tu presencia
no me ciega,
tu contacto
no me tensa,
tus palabras
no me habitan.
Creo
que la culpa
la tiene el tiempo,
maldito tiempo,
que no es cierto
que todo lo cura.
Lo que hace
es
aliarse con la costumbre,
una alianza peligrosa,
que convierte
es prescindible
aquello que hasta hace nada
era
el centro del universo.

Photo by Helen Masacz

lunes, 30 de enero de 2017

"PASIÓN" (M.A.M.)

Me han dicho
que
escribo
con pasión.
Es más,
han añadido
que,
entre verso y verso,
parece
que hiciese el amor
con las palabras
y
puede ser que sea cierto.
Si cuando beso,
beso como si fuese
la última vez
que fuera a besar en mi vida,
cuando escribo,
me desnudo,
me entrego entera,
como si no fuese a haber
un próximo poema.
Cada verbo,
cada adjetivo,
cada adverbio
salen de mis dedos
sin pensarlo,
como las burbujas
de
una ola de mar,
incontrolables,
incontestables,
incuestionables.
Y sí,
siento placer
cuando
transcribo
lo que siento
porque,
cuando lo hago,
me libero,
me redimo,
me desligo de mí,
esa
que me da miedo,
esa
que no me gusta,
esa
que no supera los fantasmas
de un pasado
que no pasa,
de un presente
que no miente,
de un futuro
que no existe.

"PATÉTICA" (M.A.M.)

Te he borrado
de las fotografías,
de las cartas,
de los recuerdos.
Te he eliminado
de mi mirada,
de mi boca,
de mi voz.
Te he suprimido
de mis sueños,
de mi sombra,
de mis miedos.
He logrado
hacer desaparecer
las huellas
que
dejaste en mi piel,
los gritos
que
coleccionaste
en mi nuca,
las miradas sin mirar
que
recogiste
en mi clavícula.
Me libero de ti.
Y,
como las serpientes,
he mudado de piel,
he reestrenado mi sexo,
he cabalgado sobre
la sombría figura
que
aún retienen
mis retinas,
esa que
solo desaparecerá,
el día que por fin decida
arrancarme los ojos,
algo que debo hacer
sin demora,
porque
hasta ese día,
de vez en cuando,
tu fantasmagórico perfil
se plantará frente a mí
recordándome
lo patética que fui.

Photo by Cur3es


domingo, 29 de enero de 2017

"GRITARÁS AL AIRE" (M.A.M.)

Va a hacer un año.
En febrero
estaba en tu casa,
invitada.
Nunca habías utilizado
aquel verbo, "invitar".
Durante los días
que
estuvimos juntos
me sentí incómoda,
tu sola presencia
me molestaba.
Era un hecho
que
habíamos iniciado
el descenso.
Fueron tres años
en los que te amé
pero
nunca me sentí amada,
hasta que me di cuenta
que lo que sentía por ti
era miedo
y
aún era mayor el terror
a que me dejaras.
Me humillaste,
me gritaste,
me utilizaste,
me hundiste en el fango
de
la indiferencia,
Me hiciste creer
que sin ti
yo
no era nada,
tan solo
una estúpida perdida
en el mundo
que tú me creaste.
Me llamaste
muerta,
me gritaste,
puta.
No soportabas
que
fuese madre
porque sabías
que el amor que sentía
por mis hijas
jamás lo sentiría por ti
y,
entonces,
la palabra madre
se convirtió en insulto,
en vejación humillante.
Me castigaste
con tus silencios,
con tus distancias,
con tus "basta".
Pero asumo mi culpa.
Yo lo permití.
Contigo me convertí
en una mujer
que no conocía,
una mujer sumisa,
obediente,
silenciosa,
una mujer que perdió
hasta
el último resquicio
de dignidad.
Pero,
hace poco más de un año
empecé a verlo todo claro.
Te miraba,
te escuchaba,
te observaba
y
comenzaste a parecerme
patético.
Ya no te necesitaba.
Poco a poco,
sin que te percataras,
fui recuperando
mis fuerzas,
mi orgullo,
mis ganas de olvidarte.
Me dijiste que me amabas
pero
que no eras feliz.
Que no sabías el tiempo
que necesitabas.
Cuando llegamos a tu casa,
hice mis maletas.
Ni tan siquiera
te dije adiós.
La última imagen
que
tengo de ti
es la de un pobre hombre
solo
dando vueltas en su cocina
fumando
un cigarrillo tras otro.
Supongo
que
estarás con otra
porque
eres un cobarde
y
te aterra la soledad
y,
¿sabes qué?.
me das pena,
porque,
tarde o temprano,
acabarás
sin nadie
y, entonces,
gritarás al aire,
insultarás al viento,
humillarás, tal vez,
a tu sombra,
tu única acompañante.

Photo by Aurelio Monge. 


"LOS POEMAS COMO DROGA" (M.A.M.)

¿Me preguntas
por qué escribo
desde la tristeza?.
Te puede la curiosidad
y
desearías saber
a quién van dirigidos
mis poemas.
No entiendes
que
ni yo misma lo sé.
Simplemente,
escribo por una necesidad vital.
Exactamente igual
que el alcohólico
se lanza de cabeza
sobre la botella de whisky,
el drogadicto
necesita meterse
una raya de coca
o
"hacerse un chino",
el fumador
consume compulsivamente,
cigarrillo tras cigarrillo,
sin saborearlos,
hasta estrujar la cajetilla
entre sus manos para,
seguidamente,
empezar una nueva,
sin solución de continuidad,
o,
el ansioso, el depresivo,
están atados a pastillas,
recetadas por un médico, eso sí,
pero que se convierten
en uno de sus objetivos del día
porque
ya no pueden vivir
sin ellas,
porque sin ellas
regresan los temblores,
la opresión en el pecho y la garganta,
los miedos,
los pensamientos rumiantes
y el insomnio, el maldito insomnio.
Yo debo escribir todos los días.
Mis poemas
dejan aflorar mi otro yo,
el que nadie ve,
el que me tiene encarcelada,
ese que me da miedo
y
se convierte en una bola
que me impide tragar,
respirar,
dormir.
Escribir me libera.
No sigo ningún sistema,
tampoco ningún esquema establecido.
Simplemente,
doy libertad a mis dedos
para que transcriban
lo que mi mente siente en ese momento
y sí,
creo que tengo un interior
oscuro y tenebroso,
por eso no me gusta
que
me llamen fuerte,
que
me digan valiente,
que
me griten hermosa
porque
no me veo así.
Mis poemas son mi droga
y sin ellos
hace ya mucho tiempo
que yo
hubiese sido devorada
por la locura.

Photo by María Frodi

sábado, 28 de enero de 2017

"OLVIDO" (M.A.M.)

Está triste,
muy triste,
una tristeza
que
puede masticar,
una tristeza amarga,
de esas que arraigan
en el estómago
y
que ascienden
hasta la garganta
saliendo, a veces,
a borbotones,
en forma de palabras
que luego
siempre se arrepiente
de pronunciar
porque
ella no tiene la culpa,
realmente,
no tiene la culpa de nada.
Él la mira
esperando su mirada
pero
ella no contesta,
sus ojos están perdidos,
entretenidos en la nada.
Él la escucha
esperando una palabra
pero
ella no habla,
su boca está sellada,
cosida a dentelladas.
Él la roza
esperando una caricia
pero
ella no abraza,
sus brazos están rotos,
desechos de piel y huesos.
Él y ella se amaron
con locura.
Fueron felices,
él jura que lo fueron,
a pesar de las penurias,
de los avatares
y
el tiempo.
Hace un tiempo,
relativamente poco,
ella empezó
a perderse en el espacio,
a descuidarse ante el espejo,
a olvidar que estaba viva.
Él ya no soporta
su imagen,
su presencia,
su apariencia
y
se culpa por ello.
Ël ya no resiste
que
lo único que ella recuerde
sea peinar
su pelo,
en dos largar trenzas,
como
si de una niña se tratara.
Ya no puede disimular
esa tristeza
que le sirve de traje,
de abrigo
de zapatos,
de sombrero.
Hoy la coge de la mano
y
la conduce
a su cama,
la cama de ambos
la cama compartida
durante años.
Los dos beben
del mismo vaso
y.
un par de minutos después
despiden
juntos
una vida
que los dos compartieron
aunque
ella ya no recuerde
el nombre del hombre
que
durante más de cinco décadas
amó
con celo,
con cuidado,
con locura.



"AMOR Y ODIO" (M.A.M.)

Te quiero
pero
te odio a un tiempo.
Quisiera quererte
siempre,
constante
e invariablemente,
sin bajadas,
ni subidas,
sin blanco,
ni negro,
sin rectas,
ni curvas.
Pero,
no puedo
y lo intento,
llevo toda una vida
intentando
amar sin odiar a un tiempo.
Creo
que el problema
reside en mí.
Soy incapaz
de querer 
poquito.
Si lo fuera,
te juro que no odiaría.
Pero,
si me enamoro,
me entrego entera,
desnudo mi cuerpo
y desvelo mi mente,
dejándome al descubierto,
desprotegida.
Me convierto
en comida para el hambriento,
en guía para el ciego,
en apoyo para el sordo,
en bebida para el sediento
Abro las puertas de mi casa
y
me dejo habitar
con pasión,
en exceso,
sin cuidado
porque
me gusta el sexo,
sin pausa,
sin freno,
adoro los besos
y
me enloquecen
unos brazos que acojan
y abracen mi cuerpo.
Pero,
tarde o temprano,
comienzo a odiar.
Y, aunque te quiera,
te odio, a un tiempo,
por
tus largos silencios,
por
tus eternas ausencias,
por
esas palabras que ya suenan a conocido,
porque
desearía recibir,
aunque fuese por un momento,
el mismo amor que yo entrego,
aunque
ya sé 
que
como yo quiero
solo aman los locos
y siempre
he vivido
rodeada de cuerdos.

Photo by Noell S. Oszvald



viernes, 27 de enero de 2017

"EL RESTO DE MI VIDA" (M.A.M.)

Ya había perdido
la esperanza.
Caminaba
sin conocer el sendero,
perdida,
herida,
con frío.
Pero,
desconocía
que caminaba
para encontrarte.
Primero,
escuché tu voz.
Mi piel se erizó
al oír
ese tono grave,
esa cadencia pausada,
esa armonía tranquila,
llena de silencios,
plagada de palabras
que
por primera vez
hablaban de amor.
Tu voz me abrigó
y
sentí un calor
que
ya no recordaba.
Luego,
cuando menos la esperaba.
apareció tu mirada.
Ojos tímidos,
ojos tiernos,
ojos de niño desvalido.
Me permitiste
adentrarme en ella
y
conocer tus secretos.
Lo siguiente
fueron tus manos,
trabajadas,
agotadas,
extenuadas
que yo recogí en las mías
y,
a partir de ese momento,
se dejaron conocer,
precavidos,
tus brazos, fuertes
tus piernas, heridas
tu boca, cansada.
Tras situarnos
frente a frente,
separados por tan solo
dos centímetros,
pude apreciar
el tacto de tu piel
Fue entonces
cuando supe
que
lo que deseaba,
por encima de todo
y
de todos,
era que tú fueses
quién,
a partir de ese día,
me abrigase
el resto de mi vida.

Photo by Vivian Maier

"TREGUA, DISTANCIA, PAZ" (M.A.M.)

Vidas paralelas,
transversales,
circulares.
Vidas llanas,
agudas,
esdrújulas.
Vidas negras,
rojas,
blancas.
Aún
no he conseguido
vivir
una vida equilibrada,
tranquila,
indolora.
Si no es el pasado
quien,
en forma de fantasma,
me acecha
en cada esquina,
es el presente
el que 
me ahoga,
me presiona,
me aplasta.
Si no es el amor
que siempre duele,
porque,
no nos engañemos,
siempre, siempre,
duele,
es el sexo
que complica,
condiciona,
relativiza
el placer.
Y luego,
la conciencia,
la maldita conciencia,
que
como la sombra
siempre me acompaña
recordándome
quién no deseo ser
y
soy,
que no debo hacer
y
hago,
que podría soñar
y
sueño.
Y
estoy harta.
Necesito una tregua,
un descanso
tomar distancia
de mí
misma.
Necesito paz.



jueves, 26 de enero de 2017

"LO SIENTO" (M.A.M.)

¿Por qué
no me das una tregua,
un descanso,
un respiro?.
Sí, tú.
No vengas ahora
con disimulos,
mirándome
con ojos tiernos,
escondiendo las manos
en los bolsillos
como
si tal cosa,
como
si no fuera contigo.
Ya no sé 
cómo decirte
que te vayas de mi lado,
que necesito distancia,
que requiero tiempo,
que ya he decidido
la porción de mi cuerpo
que deseo compartir
y, lo siento,
no es contigo
con quién quiero.

Photo by Brooke Didonato                        

"NO, YO NO SOY" (M.A.M.)

Y tengo miedo,
miedo de ti,
miedo de mí,
miedo de nosotros.
Desde un principio,
fui sincera.
No quería enamorarme
porque
el amor daña,
merma,
debilita,
el amor empequeñece,
lastima,
hiere,
al menos,
el amor que yo he conocido.
Y,
por ese motivo,
porque no he conocido otro,
tengo miedo.
Siento
que estoy
a la defensiva,
que no consigo
creer tus palabras,
que no logro
retener tu mirada,
que mi cuerpo se abre
pero
mi corazón
y
mi alma
permanecen en barbecho.
Y no es justo,
ni honesto,
ni honrado.
Tú mereces
una mujer completa,
una mujer valiente,
una mujer sincera
y yo soy, simplemente,
una mujer con miedo,

Photo by Luca Pierro.

miércoles, 25 de enero de 2017

"DESPEDIDA" (M.A.M.)

Soy mujer sin recovecos, 
sin aristas,
mujer sin sombras,
ni secretos.
Sincera para engañar,
ingenua para mentir,
estúpida para traicionar.
Quiero saber
qué es lo que quieres,
si esperas algo de mí
o
si soy
un mero entretenimiento,
sin tiempo establecido.
Quiero creer
que,
al principio,
era amor lo que sentías,
pero
no soy mujer de tibiezas,
de gama de grises,
de templanzas,                              
y
pronto te sentiste desbordado
por un amor en demasía.
Solo te pido valentía,
qué me avises con tiempo,
que no impongas el silencio
como parapeto
o
guarida.
Creo ser merecedora
de dos o tres palabras de amor, 
aunque sean de despedida.


Fotografía Anna Morosini.



"LÁGRIMAS" (M.A.M.)

Hoy quise vestirme,
en serio,
lo intenté
una y otra vez
pero
es muy difícil
cubrir mi cuerpo
con un vestido de llanto.
Quise coser las lágrimas,
una a una,
con cuidado, 
con mimo
tal y como me enseñaron
aquellos
que me aconsejaron
que debía obedecer.
Sin embargo,
en cuanto la aguja
rozaba, levemente,
alguna de esas
gotas de agua salada,
la tela
se deformaba
y
era muy complicado
seguir las pautas
marcadas
por el patrón
que,
previamente,
había dibujado.
Comencé a sudar,
desesperada,
y
ya no pude distinguir
el líquido que provenía de mi piel
de aquel
que me habías provocado tú.
Y así estoy,
desnuda
y
desolada,
tumbada en una cama
que flota
en una habitación
inundada
de lágrimas
y
de miles de pequeñas perlas
de sudor.

Photo by Guy Bourdin



martes, 24 de enero de 2017

"DEBILIDAD" (M.A.M.)

Me quiebro,
me doblo
y
me deslizo.
Abrigo
con mis brazos
mis piernas
y
pienso
y
siento
y
deseo
aunque,
realmente,
no quiisera
pensar, sentir o desear
pero,
no puedo evitarlo,
porque
soy débil
y
me odio por ello.
Entonces,
me fragmento,
porque es la única solución.
Por un lado,
mi cabeza, mi corazón y mis manos,
por otro,
mis pechos, mi sexo y mis piernas
y, diseminados,
mis ojos, mi boca, mi lengua.
Ya no quiero volver a ser yo,
deseo convertirme en otra,
dura,
fría,
distante
y
misteriosa,
inmune al amor,
insensible al dolor.
Pero,
seguramente,
para entonces,
tú ya habrás desaparecido
y
mis esfuerzos
habrán sido infructuosos.

Photo by Alison Bushor

"SOY HIELO" (M.A.M.)

Esta mañana
he despertado
helada.
No sé qué ha ocurrido.
Recuerdo
que 
besé y me besaron,
que
abracé y me abrazaron.
que
habité y me habitaron
pero
he olvidado
su nombre,
su rostro,
su cuerpo.
Me consta
que estuvimos
prácticamente
pegados,
fusionados en uno,
sin espacio entre mosotros
y
soy capaz
de rememorar su voz,
con la que me susurraba
bajito
el compás de nuestro baile
improvisado.
Pero, algo ocurrió.
Creo que fui yo
quién cometió
el error.
En un momento,
en el que permanecíamos
con los ojos cerrados,
salió de mi boca,
así, de repente,
sin pensarlo,
ni sopesarlo
la palabta "amor"
y
fue en ese instante
cuando noté
que empezaba a congelarme
con la misma velocidad
a la que llegaba mi abandono.
Supliqué perdón,
quisé explicar que solo había sido
un impulso sin motivo,
pero 
ya no hubo marcha atrás.
Mi castigo
había empezado.
Pronto me convertí
en lo que ahora soy,
una estatua de hielo
consecuencia del deseo
de haber querido amar,
en un descuido,
en una tregua otorgada por el tiempo
entre beso y beso.
Ahora mi boca
está helada,
como el resto de mi cuerpo.

Photo by Nezart





lunes, 23 de enero de 2017

"EL BESTIA" (M.A.M.)

Le conoció
por casualidad,
cuando menos lo esperaba.
Se creía mayor,
se veía ajada, 
se sentía cansada.
Treinta años,
casi una vida.
Jamás
le había dicho "te amo".
No podía.
Él era
su carcelero,
su dueño,
su amo
y
el padre de sus tres hijos.
Nunca se maquillaba.
Ocultaba los golpes
como podía.
Además,
él no la dejaba
porque
era una mierda,
una puta,
una muerta despojada
de cualquier atisbo
de
dignidad.
Una mañana,
también por casualidad,
él la vio
con una sonrisa
dibujada
en su cara,
hinchada por las pastillas
y
las bofetadas.
Estaba hablando
con un hombre.
Se rozaron la mano,
musitando bajito
alguna que otra
palabra de amor.
Él no espero 
a que los niños se acostaran.
La cena se mezcló
con
puñetazos, 
patadas,
con sangre.
Como un destello,
clavó certeramente
un cuchillo
en su corazón.
"Hijos, vuestra madre
me engañaba.
Nunca entendió
que
era mía,
que, sin mí
no era nada".
Seguidamente,
abrió la puerta de la calle
y salió,
tranquilamente,
como otra noche cualquiera
de palizas y alcohol.
Tres niños arrodillados
rodeaban
a su madre muerta.
Uno de ellos dijo,
"nunca he visto a mamá
tan guapa, 
sin el miedo como vestido".

Photo by Amo Eros


"ANHELO PAZ" (MA.M.)

Anhelo paz,
solo eso.
Despertar
sin tener atravesada
la angustia
en mi garganta.
Ser capaz
de hablar,
sin miedo a molestar.
Dejar de caminar en círculos,
maldítos círculos
concéntricos,
en los que se confunden
el principio
y
el fin
y tener la valentía
de pintar
una línea transversal
que los parta a la mitad
para poder así
escapar
de esta vida que no es vida,
si no confusión,
desilusión
y garabatos pintados
al tubtún,
en un intento
infructuoso
de adornarla.
Ansío paz
en mi interior
para desmantelarlo
de miedos,
decepciones,
fracasos,
temblores
y fantasmas de un pasado
demasiado reciente
y así, 
abrir pequeños espacios
en los que tenga cabida
el amor,
la ternura,
el deseo,
el sexo,
la esperanza,
Necesito paz,
firmar una tregua
conmigo misma
y
así, darme permiso
para ser
feliz,
aunque sea un minuto,
aunque sea un segundo.

Photo by Pavel Tereshjovets            
        

domingo, 22 de enero de 2017

"AMEBAS" (M.A.M.)

La relatividad
del dolor,
lo paradójico
de un beso,
lo absurdo
del tiempo,
lo accidentado
del placer,
lo limitado
del amor.
Mientras escribo,
escupo
todos los monstruos
que,
en forma de pensamientos
recurrentes,
se regodean
en el interior
de mi cuerpo.
Pero,
aunque hile,
sin tomar aliento,
sustantivos con adverbios,
verbos con adjetivos,
ellos, mis monstruos,
se reproducen
como amebas maduras,
sin necesidad de sexo.
La literalidad
del inocente.
la infinitud
del universo,
la soledad
de la nada,
la incertidumbre
de la vida,
la seguridad
de la muerte.

 "Portrait of Dora Maar with Spider," Photographic Montage, Man Ray


1936.


"CARPE DIEM" (M.A.M.)

Al nacer,
mi llanto fue fuerte,
según me contó,
mi madre.
Ya,
durante mi breve estancia
en ese paraíso
llamado infancia,
en el que no existe el pasado,
desconoces el significado
de la palabra futuro
y el presente
es tú día a día,
lloraba.
Con seis años,
miraba las estrellas
y
las lágrimas colapsaban
mis ojos,
ojos de niña asustada,
debatiéndome entre 
creer lo que escuchaba
y
la realidad de lo que veía,
un inmenso espacio
en el que me sentía
y, aún hoy me siento,
sola.
perdida,
desprotegida.
Siempre
me ha acompañado
esa sensación de vacío.
Ese vivir por estar,
sin querer estar viviendo.
Si existiese un dios,
puedo asegurar
que
nos ha creado como castigo.
La vida carece de sentido.
Es un caminar,
día a día,
hacia un final
sin posibilidad de escapatoria.
Puedes evitar,
en ocasiones,
precipitar la caída a la nada
pero, 
siempre que lo he experimentado
he pensado,
"María, ilusa, la vida ha jugado contigo,
aún no ha llegado tu hora".
Entonces,
¿a quién debemos
este regalo envenenado?.
Cuando de niña,
me compraban un helado,
lo comía con ansia,
sabiendo que,
con seguridad
si lo pedía,
luego comería otro.
Pero solo hay una vida.
He devorado momentos
que
se han ido para siempre.
He ansiado amores
que
pasaron junto a mí,
sin tocarme.
He tenido sueños
que he perseguido
hasta agotarme.
Se ha marchado de mi lado
alguien
a quien hubiese cogido de la mano
dejándome arrastrar por él
porque solo en él encontré
cobijo.
Solo la poesía 
me salva de la locura
que supone 
la reafirmación
de una fatalidad
sin solución.
Quemarán mi cadaver
sin haber sido amada
como siempre yo he amado,
sin pudor,
sin secretos,
sin barreras,
en exceso,
con vehemencia.
¿Para que amar de otra manera
si
tarde o temprano
llegará el
fin?.
Pero,
¿de verdad es tan difícil
entregarse en cuerpo y alma
sin ver en ello un sacrificio,
si no, algo tan natural
como respirar para
seguir caminando?.
Cada día que pasa,
a descontar del calendario
de mi vida,
entiendo menos
el comportamiento de aquellos
que
me rodean.
Si todo se va a quedar aquí,
¿por qué no vivir el momento
si, al fin y al cabo,
es lo único
que poseemos?.

Photo by Tommy Ingberg







sábado, 21 de enero de 2017

"POESTÍA INMEDIATA" (M.A.M.)

"¿Eres feliz?", me preguntaste.

"Por supuesto que sí", te respondí.

"Pero, si no te he dado
nada de lo que esperabas", me replicaste.

"Con tu amor me es suficiente", te contesté.

"Y, ¿no te aburres conmigo?, proseguiste.

Con un beso en la boca, te callé.


Photo by modgepodge111

"UN PASO MÁS" (M.A.M.)

Ayer me odiaba.
Lo cierto es que
no es ninguna novedad.
Hace años,
quizá demasiados,
en los que no encuentro
ningún motivo
para no hacerlo.
Me sentía traicionada.
Desde el primer momento,
conociste mi pasado.
Te dije
que
no quería enamorarme.
El amor siempre me ha hecho daño.
Pero tú,
abriste sus puertas,
de par en par,
aún sabiendo que
yo
no tenía cabida en tu vida.
Debo decir a tu favor
que
me hablaste
de tu falta de tiempo,
de lo complicado
de tu día a día.
Pero, si lo sabías,
¿por qué gastaste, ni tan siquiera un minuto,
en enamorarme?.
Ayer te pedí que me dejaras.
Aún es pronto.
La herida aún no sería
demasiado profunda.
Dolería, no voy a negarlo,
pero dejaría una hermosa cicatriz.
Me dijiste que te sentías incapaz
que
fuera yo quien diera el paso.
Pero,
yo ya no puedo.
Yo ya me he zambullido de cabeza
en tu voz,
una voz cálida como ninguna,
con ese tono que acoge, esas pausas que te hacen pedir más;
en tus palabras,
palabras que antes nadie había pronunciado para mí,
palabras que creía mitos, palabras imposibles hasta entonces;
en tus brazos,
brazos que recogen mi cuerpo entero, envolventes, cálidos,
brazos que aportan la seguridad que añoraba desde hace años.
Lo repetí.
Déjame ahora.
Aunque herida podría recuperarme.
Tu respuesta fue la misma, "abandóname tú".
Y aquí estamos enredados,
dos almas heridas,
compartiendo locura e ideales
que, en cuanto nos rozamos,
sabemos ya que estamos en casa.
Y nuestros besos saben a nuevo,
besos dados con locura y recibidos con hambre.
Y nuestros cuerpos, hasta hace poco desconocidos
ya conocen el camino, se habitan sin permiso,
entrando en el juego las miradas,
las ganas, el ansia, la fuerza, el descontrol, el desatino.
Y nos fundimos,
y somos uno.
Y las horas pasan sin sentirlo
en una noción del tiempo cruel y desconocida.
Y debemos despedirnos.
Tú regresas a tu vida,
esa en la que no tengo cabida,
recordándome que fui avisada desde un principio.
Yo regreso a mi vida,
esperando con ansiedad que pasen los días,
esos en los que no hay espacio para mí,
anhelando nuestro nuevo encuentro en el que
volveré a pedirte que me dejes
y
tú responderás que sea yo quién de el paso,
Me gustaba soñar, pensar en mundos imaginarios.
Ahora ya no lo hago.
Por ahora me conformo con lo que nos damos.
El verdadero problema nacerá
cuando uno de los dos
quiera dar un paso más.
Solo espero que llegado el momento,
ambos
estemos de acuerdo,

Photo by Steve Maraboli

jueves, 19 de enero de 2017

"INFIERNO" (M.A.M.)

Conozco la sensación
de
tocar fondo
y, no os engañéis,
en ocasiones,
llega a ser placentera.
Te ofrece una cierta seguridad,
la certeza de que ya no puedes
caer más bajo.
El suelo se convierte
en tu casa, 
tu refugio,
tu cama
y
llegas a sentirlo confortable
teniendo como seguridad
que
desde ese punto
solo hay dos posibilidades
recuperarse y luchar
o
dejarse llevar y acomodarte.
De verdad,
te acostumbras a
habitar lo más hondo
del más profundo pozo;
poder disfrutar
solo para ti de toda una superficie
bajo la cual, ya no hay nada.
Tocar fondo tiene sus ventajas.
Tu dignidad,
tu orgullo,
tu autoestima,
tu amor propio
ya no pueden caer más bajo.
Has llegado a ese límite
y, asumo,
que, en ocasiones,
es más sencillo
quedarse ahí,
sin más pretensión
que continuar en ese estado
que malgastar una fuerzas
que, apenas de quedan 
después de luchar,
¿para qué?,
¿para sentirte más honrada?,
¿quizá más estimada?,
¿tal vez más decorosa?.
Si ya sé que, tarde o temprano,
volveré a caer sin haber alcanzado la cumbre,
porque no me lo permiten,
porque siempre terminan engañándome,
porque jamas me amarán como yo amo.
Por eso, 
prefiero quedarme en la seguridad 
del suelo
que sufrir, innecesariamente,
en ascender por una montaña
cuya cima jamás alcanzaré
porque
alguien me ha condenado
como a Sísifo
pero ya me niego a gastar mis fuerzas,
fuerzas que ya no tengo.
Si tiene que caer la condena sobre mí,
que lo haga pronto,
porque más bajo
ya no puedo caer,
si no es al infierno,
cuyas puertas siempre me esperan abiertas.

Photo by Kiyo Murakami

miércoles, 18 de enero de 2017

"PEDAZO DE HIELO" (M.A.M.)

Sabía
que pasaría,
lo sabía.
Mi intuición,
por una vez,
ha funcionado.
Desde el primer momento
supe
que
no debía descongelar
mi corazón.
Con él así,
congelado,
vivía en paz,
tranquila,
disfrutando
de la libertad
que
ofrece
ser dueña de una misma.
En el mismo bloque helado
en el que
había introducido
mi corazón
también
metí, por precaución,
cualquier atisbo de sentimiento,
cualquier resquicio de obediencia,
cualquier huella de fidelidad.
Me había propuesto
no sufrir
y
me he fallado.
Sí, me he fallado
y
lo que más me enoja
es
que lo supe
desde el primer momento
en el que decidí
poner a fuego lento
mi apreciado
pedazo de hielo.

Photo by Vasco Ascolini - Genova, Staglieno, 1993

martes, 17 de enero de 2017

"HEREJÍA" (M.A.,M,)

Hace tiempo
que
he decidido
no volver a enamorarme.
No quiero,
me niego.
Me han hecho daño,
mucho.
He llorado ya
las lágrimas de toda
una vida.
Me he entregado
en exceso
hasta quedar
vacía,
llena de nada.
He perdido la fe.
No creo
en un amor
que no duela,
que no sea egoísta,
que no corte las alas,
que no ponga barreras,
que no imponga silencios,
que no implique secretos.
Podéis llamarme
hereje
o
pecadora.
Lo asumo, lo soy.
Además,
sin posibilidad de redención.
He acorazado
mi corazón,
pero
no mi boca,
ni mis ojos,
ni mis manos,
ni mis pechos,
ni mi sexo
porque a ellos
no les voy a privar
de la satisfacción
del
placer.

Photo by Bella Kotak


"ANGUSTIA" (M.A.M.)

La angustia
habita
en mi garganta
convertida
en un cuerpo esférico
que
varía de tamaño
impidiéndome,
en algunos momentos,
respirar.
He logrado
verla con un espejo.
Tiene un aspecto
pegajoso,
con una superficie
granulada, como si 
de una naranja se tratara
y, su color,
varía
según la intensidad
de la propia angustia.
He llegado
a distinguir varios colores,
desde un blanco níveo
hasta un rojo intenso
pasando por un negro profundo,
el peor de todos.
En ocasiones,
hincha su tamaño,
pudiendo alcanzar
mi estomago,
donde se expande
a un velocidad prodigiosa
impidiendo
que
ningún alimento
lo ocupe.
A veces,
alcanza mi sexo,
lo clausura,
cierra su puerta
impide cualquier posibilidad
de ser habitada.
Y,
ya no sé qué hacer.
La angustia
me come,
me devora,
me engulle.
Tal vez,
mi única escapatoria
sea gritar
como una loca
para que de esa manera
pueda vomitarla por mi boca.
Mi miedo es
que
ella es mi única amiga
y
si la echo de mi lado,
entonces,
quizás sea cuando
realmente
conoceré
la verdadera cara de la locura.

Photo by Nastya Kaletkina      



lunes, 16 de enero de 2017

"MENTIRAS Y BESOS" (M.A.M.)

He olvidado
besar.
Por más
que
intento recordar
no lo consigo.
Lo intento,
puedo asegurar
que
lo intento, pero
mi boca tiene miedo.
Fue utilizada 
como diana
de enojos,
abusos,
mentiras,
gritos
y
el dolor perdura.
Se siente
tensa,
nerviosa,
aturdida
Entonces,
apareces tú.
Te aproximas
consiguiendo
que
nuestras miradas coincidan.
Te sitúas justo
a dos centímetros de mí.
Cierro mis ojos.
Demasiados recuerdos.
Aprecio
como tus labios
tocan los míos
que,
sin pensarlo,
clausuran
cualquier resquicio.
Eres persistente
y
vuelves a intentarlo.
Ahora
es tu lengua
la que juguetea,
pidiendo a la mía
colaboración
en el juego.
Y,
es en ese momento
cuando obligo
a mi boca
a recordar
cómo besaba
y
torpe me aproximo.
Es difícil.
Ha pasado mucho tiempo.
Me molestan
las narices
y
no sé
como debo colocar mi cabeza.
Te pido, por favor.
que
vuelvas a intentarlo.
Ahora,
mis labios, ya relajados
reciben a los tuyos,
excitados,
presurosos,
impacientes.
Nuestras lenguas
al fin se conocen,
se gustan.
Me has ofrecido
confianza,
me has entregado
amor
y,
quiero pensar
que
nuevamente
esto no volverá
a convertirse
en
una mentira,
porque, entonces,
mi boca quedará sellada para siempre.

Photo by Andy Warhol, "Kiss" (1963)

domingo, 15 de enero de 2017

"ESCAPAR" (M.A.M.)


Todos los días
huyendo,
sin saber muy bien
a dónde.
Tengo la necesidad
de escapar
de mí,
de un cuerpo
que
ya no acoge,
de unos dedos
que
han perdido el tacto,
de una boca
que
es la mueca de una sonrisa,
de una sombra, 
larga, oscura
que
constantemente
me persigue.
Yo soy 
mi peor carcelera,
la más cruel enemiga,
la más sangrienta justiciera.
Y no consigo
perdonarme
ninguna de mis estupideces
pasadas,
esas
por las siempre tengo frío,
constantemente siento miedo,
irremediablemente tiemblo
porque
soy incapaz de olvidar,
aunque lo intento,
juro que lo intento.
Hay días,
en los que pequeñas hebras
de felicidad
se cuelan por mi ventana
y, lo logran,
consiguen engañarme
haciéndome creer
que
todo quedó atrás
que, incluso,
puedo palpar,
aunqunque sea tan solo,
superficialmente,
la dicha.
Pero,
tarde o temprano,
regresan,
arrasándolo todo,
mis fantasmas,
esos que me obligan
a mirar
mi imagen
reflejada en el espejo,
empujándome
una vez más
a salir corriendo
porque
hace ya mucho tiempo
que soy incapaz
de encontrar
mi niña,
la inocente,
la pura,
la amada,
la niña sin pasado
que
recordar.

Photo by Brooke Shaden








sábado, 14 de enero de 2017

"RESPUESTAS" (M.A.M.)

Esta maldita costumbre
de pensar constantemente,
de tal manera
que
mi mente
se satura de palabras,
se abarrota de miedos,
se impregna de sueños.
Desearía
darle una tregua
a mi cabeza,
para que mi corazón, descanse,
para que mis manos, bailen,
para que mis ojos, brillen,
para que mis labios, besen.
Pero no soy capaz,
no lo consigo.
Sin embargo,
aquí estoy,
sola,
aturdida,
temblorosa
discurriendo
qué hacer
cuando regreses,
meditando 
qué decir
cuando te encuentre
me siento incapaz
de razonar dos respuestas
que 
pongan fin
a mi miedo.

Foto "En las nubes" de Antonio Mora


"DIÁLOGO" (M.A.M.)


Me preguntaste:"¿Me querrás siempre?".

"¿Cuánto es siempre", inquirí.

"Hasta que nos separe la muerte", respondiste.

"Entonces no, porque yo deseo quererte
más allá de siempre, más allá de la muerte
y
descubrir, junto a ti, un amor 
por encima de cualquier barrera temporal,
un amor que no conozca ni una sola razón
que
nos obligue a separarnos".

"Pero, eso no existe", contestaste procupado.

"Pues habrá que inventarlo, ¿no crees?".

Y callé tus dudas con un beso.



(Fotografía de autoría desconocida)

viernes, 13 de enero de 2017

"REBELDÍA" (M.A.M.)

Me tensan.
Continuamente,
me tensan,
sin tregua,
sin pausa,
sin descanso.
Como si de una tortura
de la Inquisición se tratara
estiran
mis brazos
y
mis piernas,
tiran
de mi cuello,
de mi cabeza,
rasgan
mi boca,
dilatan,
mi sexo con saña.
Dicen
que
debo sufrir
por mis pecados.
Y
no entiendo nada.
Si mi culpa
es amar
en exceso, con osadía,
sin límites, sin recelos,
sí, he pecado.
Si mi perversidad
es desear
a aquel a quien amo
desearle con pasión,
sin linde, sin coto, sin frontera,
sí, he pecado.
Si mi transgresión
es ansiar
mi libertad,
de mente, de cuerpo, de espacio,
escribir sin miedo,
unir palabras
siguiendo mi libre albedrío,
si, he pecado.
Si mi perversidad
es anhelar
el placer,
la dicha,
el gozo,
el deleite,
sí, he pecado.
Pero soy pecadora
solo
ante sus ojos,
ojos castradores,
reprimidos,
dominantes.
Así que ya pueden
continuar su tortura
hasta fragmentarme
entera
porque jamás
me ceñiré a sus reglas.

Photo by Antonio Mora



  • falta, culpa, yerro, defecto, mancha, desliz, infracción, transgresión, maldad, vicio, imperfección, flaqueza, perversidad, vileza

lunes, 9 de enero de 2017

"HUIR"

Hoy,
tus pies me han confesado
que
andas desesperado
porque
no encuentras el camino
de tu huida.
No te preocupes,
sin dilación,
yo te lo indico.

Photo by Thomas Toft



"YO, YA NO QUERÍA" (M.A.M.)

Yo,
ya no quería.
El daño
se había
ensañado
en mí.
El dolor
había sido
agudo,
profundo,
partiéndome
en mil pedazos.
Llegó un momento
en el que
ya no sabía
qué hacer
con mis manos, sin caricias,
con mis brazos, sin abrazos.
con mis ojos, sin mirada.
Mis pies
se hundieron
en un asqueroso fango
que,
día a día,
me tragaba un poco más.
Pero,
conseguí recomponer
mi cuerpo
palmo a palmo.
Eliminé de mi piel
el oscuro barro
del lodazal
en el que había 
vivido
y
acoracé mi alma,
blindé mi boca,
amurallé mi sexo.
Juro
que quise
resistirme.
Pero,
tuviste que aparecer
aquella tarde
de noviembre.
El miedo había anidado,
junto a la desconfianza,
en un rincón
escondido
de mi cuello
y
justo ahí,
como si conocieras
de antemano
el lugar secreto,
fue
donde me besaste.
Pero, insisto,
yo,
ya no quería.

Photo by Brooke Shaden

domingo, 8 de enero de 2017

"EL BARCO DE LA LOCURA" (M.A.M.)

Porque
no soy una,
porque
soy muchas.
En mi conviven tantas
como yo,
pero distintas en su esencia,
y
puedo pasar
en un segundo,
de la risa más estruendosa
una siniestra oscuridad
en la que quisiera sumergirme
y
no salir jamás.
Aunque me lo proponga,
y
juro que lo hago,
soy incapaz de caminar
en linea recta,
con la mirada fija
en un lejano
horizonte.
Mi sendero está salpicado
de ángulos
cuyas bisectrices varían,
con cada paso 
que
avanzo.
De círculos
de varios diámetros
en los que,
a veces entro,
y retrocedo
y, sin quererlo,
me subciona el pasado,
ese del que me arrepiento,
aquel que me recuerda
lo estúpida
que puedo llegar a ser.
Y me enerva
no encontrar nunca
algún agujero
por el que introducirme
y
reptar hasta localizar
el paraíso 
de mi infancia.
Mis ojos,
a veces, las menos,
brillantes,
pasan a convertirse,
en tan solo un parpadeo,
en resecos mares de sal
tras cataratas de lágrimas
que
comienzan a fluir
por tan solo 
una mirada
o
una palabra
de esas que quiebran
el alma.
Mis manos, grandes
conocen
el reposo
pero,
en menos de un segundo,
comienzan a temblar
de tal manera,
que,
todo mi cuerpo se estremece
y
me enfado,
y
me odio
porque no puedo controlar
esos extenuantes
movimientos
que llegan hasta mi boca,
consiguiendo
que
mis dientes 
choquen entre sí,
toc, toc, toc,
y
aunque
apriete mis labios
con fuerza,
siguen y siguen
hasta que mis mandíbulas
desconocen
el lugar
en el que se encuentran.
Mi estómago,
alguna vez sosegado,
pasa a ser habitado
por enormes jaurias
de gatos rabiosos
que
logran
que me doble de dolor
tras cada una de las dentelladas
que
con saña me dan
para alimentarse
de mis entrañas.
Mi cuerpo, pequeño
sin formas de mujer,
puede tensarse
y destensarse
en décimas de segundo
tras leer una palabra,
escibir un poema,
o
recordar la voz lejana
de alguien
a quién un día amé.
Pero, 
si hay algo a lo que no acabo
de acostumbrarme
es
que mi mente,
en ocasiones,
las menos,
me otorgue una tregua
de tranquilidad,
de sosiego
y
sin conocer el motivo
llame a gritos
a todos mis miedos
que, sin dudarlo,
me habitan
obligándome a esconderme
de mí misma.
me encojo,
doblo mis piernas,
apretándolas con fuerza
con mis brazos
e
introduzco mi cabeza
en la pequeña oquedad
que queda.
Por todo ello,
porque no soy una,
porque soy muchas,
te pido 
por favor
que pienses
si deseas compartir
conmigo
el barco de la locura.

Photo by Luciana Urtiga






"VAMPIROS" (M.A.M.)

El miedo. Irracional,  oscuro, angustioso, irreflexivo, gris, húmedo. Ellos  quieren que convivamos con él. Es una de las mejores armas. El ...