Photo "Tulip". 1984, by Robert Mapplethope

Photo "Tulip". 1984, by Robert Mapplethope
"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
Lewis Carrol "Alice in Wonderland"

martes, 22 de noviembre de 2016

"EL VIOLINISTA" (M.A.M.)

Su edad
es
indefinida.
Su cuerpo
delgado,
muy delgado,
se esconde
bajo un enorme abrigo
que
un día
debió de ser
azul marino.
En su cara
destaca
una brillante
mirada verde
y
una triste sonrisa.
Sus manos,
grandes,
abren con delicadeza
el estuche
en el que duerme su viejo
y
agotado
violín.
Frente a él, un atril.
Sobre el atril, unas partituras
enganchadas con pinzas
para que el viento
no las invite a bailar.
Sobre su hombro izquierdo
sitúa con cuidado
su instrumento,
inclinando luego
su cabeza,
para reposar
finalmente
su ya gastado mentón.
Y, 
es entonces,
cuando el músico
recobra su energía
y
su cuerpo
se transforma en un Solo
de Bach.
Pero,
nadie se para
a escucharle.
La gente
pasa a su lado
insensible,
ciega,
sorda,
indiferente.
Frente a él
solamente
estoy yo.
Al finalizar,
aplaudo,
le sonrío,
me aproximo
y
coloco sobre su mano
un billete de veinte euros.
Lo mira, me mira.
No quiere aceptarlos.
"La música
y
yo
somos libres.
Agradezco tu dinero
pero
me ha llegado al corazón
tu tiempo
tu sonrisa".
Al seguir mi camino
he sabido
que
había conocido
a un hombre feliz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

"ODIOSAS SEPARACIONES" (M.A.M.)

No quiero quererte como te quiero porque cada milímetro de mí te llama a gritos y no puedes venir ahora mismo, ya, sin...