.Alice in Wonderland.

"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
(Alice in Wonderland)

sábado, 30 de abril de 2016

"UNO Y UNO NO SON DOS" ( M.A.M.)

Hoy quiero escribir
un poema de amor.
Un hombre, una mujer,
no se conocen.
Caminan perdidos
sin saber
que
andan buscándose.
Se miran,
sonríen y
hablan.
El tiempo pasa fugaz,
tanto que
cuando se dan cuentan
han recorrido ya
quince mil besos
y
doce mil caricias.
Sin pudor
caminan de la mano,
sin temor
se dicen
"te amo",
sin miedo
se habitan disfrutando.
Sus salientes y sus entrantes
encajan
a la perfección.
Hasta sus sonrisas
están sincronizadas
en un baile improvisado
al que están invitados
sus brazos,
sus bocas
sus ojos y
sus piernas.
Son, sencillamente, felices.
A veces, la aritmética se equivoca
y
uno y uno no son dos
es, simplemente,
único

Fotografía Napie Moksin







"TU ESENCIA QUE ES MÍA" (M.A.M.)

No puedo respirar,
me axfisio.
Alguien me ha introducido,
tras hacerme pequeña,
muy pequeña,
en un frasco de cristal.
Golpeo sus paredes,
necesito llamar su atención.
Escucho sus pasos,
se acerca y sonríe.
Con delicadeza,
abre el pequeño sepulcro
en el que me había
enclaustrado.
¿Qué quieres?,
preguntó curioso.
¿Qué hago aquí?,
respondo,
¿no ves que sin aire yo muero?.
Prefiero tenerte pequeña,
pura esencia,
disfrutar solo yo de tu belleza.
Observar como te revuelves
furiosa,
en ese pequeño espacio,
tu espacio y el mío
y
cuando desee sentirte más cerca
desenroscaré la boca
del frasco
y
percibiré
lo más puro de ti,
tu olor,
excitante perfume que
sarisface mis deseos de ti 
y
consigue que te sienta
únicamente mía.

Fotografía Joseph Cornell por Duane Michals (1972)





viernes, 29 de abril de 2016

"AMOR AMURALLADO" (M.A.M.)

Quiero pensar que
el amor vence al miedo,
que es más fuerte.
¿Cómo va ser frágil
algo capaz
de cambiar una vida
en un instante?.
No, el amor
no es débil, es débil
aquel que ama.
Quien se entrega,
espera, confía y,
sobre todo,
desea.
Quien besa y
abre su cuerpo,
levantando el vado,
que antes lo cerraba.
Quien expande su piel
como tierra virgen,
esperando las caricias que,
palmo a palmo,
la conquiste.
Aquel de los dos
que pronuncie primero
"te amo"
ya siente miedo,
pero
quien conteste
"te quiero",
tiene pánico.
Porque,
una vez rendido al amor,
se siente frágil,
vulnerable,
en peligro constante.
Por eso,
hay amores que matan.
Por eso,
hay cobardes que no aman.
Entonces,
cuando alguien dice
"te quiero" y
otro contesta
"te amo",
solo entonces,
hay que levantar una muralla,
infranqueable al miedo,
que cree un pequeño espacio
en el que,
tan solo tengan cabida
aquel que quiere junto
a aquel que ama.

Fotografía Antonio Mora



"DESHOJAR" (M.A.M.)

Esta noche, alguien,
no sé quién,
me ha deshojado.
A pesar de estar en mayo,
el otoño
ha llegado, indecente,
a mi cuerpo.
Mi piel ha perdido
toda la historia
de sus caricias.
Mi boca, ayer húmeda,
ha amanecido
seca y vacía, 
y
ya no le queda
ni un solo beso
que ofrecer.
El camino que 
un día dirigió los pasos
de quien me habitó,
ha desaparecido,
sin dejar rastro.
Mis manos
han perdido el tacto,
mis piernas,
la capacidad de bailar,
mi vientre,
la posibilidad de acojer,
sobre él,
recostada,
la cabeza de
aquel que un día amé.
Pero, ¿quién ha deshojado mi cuerpo?.
Ahora lo sé.
Ha sido el tiempo,
el maldito tiempo
el que ha marchitado mi ser.
Me he mirado en el espejo 
y
he visto reflejada
la viva imagen de la vejez.

Fotografía Flor Garduño




jueves, 28 de abril de 2016

"LOS MUERTOS AMAN" (M.A.M.)

Los muertos aman.
Sé que es así
porque percibo
el olor de tu cuello,
a limpio,
porque escucho,
tu dulce voz,
nítidamente,
porque
si me introduzco en tu cama,
tu cuerpo y mi cuerpo
encajan
como siempre,
tus salientes y mis entrantes,
tus líneas y mis curvas,
sin fricciones,
con placer.
Pero,
hace tiempo que sé
que has construído
una coraza,
contra mí,
en la que te has resguardado,
de la que no quieres salir.
Por eso
no eres capaz
de oler
mi nuca o mi pelo,
tampoco oyes,
por más que me esfuerce,
pronunciar tu nombre.
Hace tiempo 
que has olvidado
cuánto me gustaban
tus besos en mi espalda 
y
esas caricias suaves,
con solo dos dedos,
que empezaban en mi boca
y
nunca sabía dónde terminaban.
Porque los vivos olvidan,
porque dicen que el tiempo
todo lo cura.
Pero nosotros,
los muertos,
disponemos para nosotros,
de todo el tiempo del mundo.

Fotografía Autor desconocido



miércoles, 27 de abril de 2016

"DEBE TENER SEIS AÑOS" (M.A.M.)

Otra vez ella.
Cada día sale a mi encuentro,
día tras día,
sólo mira,
mira mis ojos
como sino hubiese
otra cosa en el mundo
que le importase,
Debe tener seis años.
Hoy me he fijado.
No tiene brazos,
tampoco piernas,
en realidad,
carece de todo
salvo de ojos
y de boca.
Esta noche,
en cambio,
ha hablado.
¿No me reconoces?,
preguntó.
Por más que lo intenté
no logré recordarla.
Sin embargo,
me fijé en la mueca que
formaba su boca  y
supe quién era.
Se trataba del fantasma
de mi niñez.
Una niña que un día
sonrió,
solamente ese día y
esa sonrisa
quedó congelada para siempre,
convertida en una mueca,
la que aún conservo.
No he vuelto a sonreír.

Fotomontaje de autor desconocido


"HAN REGRESADO" (M.A.M.)

Han regresado,
han vuelto otra vez,
ellos,
los que chupan mi sangre,
cada noche,
sí,
esos que no tienen ojos,
pero escuchan,
hablan y
me vigilan.
Constantemente están
al acecho.
Pero,
¿por qué a mí?,
¿por qué mi sangre?.
Nos interesas tú,
me dicen,
porque 
respiras, duermes,
sueñas, piensas,
constantemente piensas
y, sobre todo,
vives
sin vivir apenas,
porque te odias
y
te desprecias,
porque casi estás muerta,
porque no necesitas
tu sangre.

Fotografía Rachel Baran


martes, 26 de abril de 2016

"DESNUDARME DE TI" (M.A.M.)

Hace tiempo que te fuiste y,
sin embargo,
hasta hoy he conservado
todo lo que tú me dejaste.
Pero, esta tarde he decidido,
que ha llegado el momento
de desnudarme de ti,
sin cuidado,
sin miedo a romper
algunos de los besos que
quedaron olvidados,
escondidos en mi cuerpo.
De mi pelo arranco
todas las falsas caricias,
lejano rastro de tus dedos.
En mi clavícula
derecha
encuentro, amontonadas,
promesas de futuro que,
tan solo fueron eso,
promesas pero
promesas incumplidas.
En mi cuello,
escondidas,
tus miradas a mis senos y
en la palma de mi mano,
izquierda,
los gemidos que emitías
cada vez que me habitabas.
En mi garganta,
tus gritos,
en mis ojos,
tus desaires y
en mi boca,
tu mirada altiva,
el reflejo de tu soberbia.
De todo ello me desprendo
quedando diseminados,
tus reproches,
tus insultos y
supongo que,
por equivocación,
algún ya manido,
"Te quiero".

Fotografía Katia Chausheva







"AMOR INESPERADO" (M.A.M.)

Por qué me obligas,
constantemente,
a repetir lo mismo.
No quiero,
no quiero que regreses,
ya no.
Entiéndeme,
por favor.
Ya no soy la sumisa,
la que calla temerosa,
aquella que,
tan solo deseaba,
ser una pequeña,
muy pequeña,
parte de tu sombra
a contraluz.
No deseo
volver a mendigar
besos, ni caricias,
a esperar desesperada
que, sin pedirlo,
tomes mi mano,
con suavidad,
o que introduzcas
tus dedos, por sorpresa,
en el nacimiento
de mi cabello.
No voy a mentir.
Creí morir de ausencia de ti,
pero
el amor me rescató.
Un amor inesperado,
con el que choqué de bruces
sin buscarlo.
Ahora sé,
estoy segura,
que el único amor y amante
es el último y no el primero.


Fotografía "Hand" de Richard Avedon.


lunes, 25 de abril de 2016

"AZUL COBALTO" (M.A.M.)

Era tanto el dolor
que sentía que
quise ver de dónde
provenía.
Tomé, suavemente, un cincel,
cuidadosamente
afilado
e inicié un camino
sobre mi piel,
recorriendo
mis brazos,
mis pechos,
mis piernas,
mi rostro ya herido
de muerte por tu marcha.
De las heridas, 
no brotaba sangre.
De ellas salía,
a borbotones, tristeza.
Era una tristeza
espesa, de un color
azul cobalto que,
al contacto con el aire,
se convertía en
pequeñas bolsas aisladas,
transparentes e hinchadas.
Al cortar mi cabello,
la tristeza se desbocó,
no había quién la parara.
No sabía a quién acudir.
Entonces decidí
recostarme sobre mi cama.
Notaba como el calor
iba cubriendo
mi cuerpo herido
y mientras, mi interior, 
poco a poco
iba ganando frío.
La liberación de mi tristeza
me dejó perdida.
Cerré los ojos y
me dejé llevar.
Creo que me encontraron,
teñida de azul cobalto y 
nadie supo nunca
encontrar una respuesta.

Fotografía Yuri Pritisk



domingo, 24 de abril de 2016

"PAPIROFLEXIA" ( M.A.M.)

Me siento como un papel
y tú
un experto en papiroflexia.
Sin cuidado,
doblas y
vuelves a doblar
mis brazos, que desaparecen
escondidos
tras mis piernas
flexionadas
en un ángulo recto que
también acoge
por un lado
mis ojos cegados,
mi boca enmudecida y
mis labios desnudos de besos.
Vuelves a doblarme y
es entonces cuando
mis pequeños pechos
son cercenados
hasta casi desaparecer,
junto a mi cuello,
donde tantas veces jugaron
tus manos y
mi espalda, lámina de piel
que acariciabas.
En el último pliegue,
el camino que seguías
para habitarme,
se ha quebrado y
la puerta del sexo
ha quedado escondida
entre ángulos y esquinas.
Ya has finalizado.
Me observas convertida
en una figura
sin formas,
ciega y muda.
Hace tiempo que deseabas
verme así.
Has levantado la puerta
del cubo de basura y
sin pensarlo,
me has tirado.


"The lying woman" 1994 (Kurarov)

"PECADO" (M.A.M.)

Otra vez tú,
la voz castradora,
la que recrimina,
la que condena cada paso que doy.
Para ti
todo es sucio,
digno de pecado y
eso soy yo
para ti
una pecadora,
tan solo porque
soy mujer y deseo,
porque
soy madre y amo.
Para ser pura
debería
arrancar mi corazón,
cercenar mi sexo,
mutilar mis pechos y
no conocer varón.
Sólo así,
para ti,
sería una mujer limpia.
Pero, lo siento,
estoy viva y deseo,
siento, amo.
Y no,
no me siento sucia por amar,
al contrario,
siento que resplandezco,
cada vez que,
aquel que amo
pasa su mano por mi cuerpo
desnudo y tiemblo.
Y, aún así,
sigo siendo,
madre,
mujer y
libre de todo pecado.


Fotografía Leslie Ann O'Dell



jueves, 21 de abril de 2016

"ONÍRICO" (M.A.M.)

Sueño
siempre sueño
pero
no quiero soñar
y
aunque no quiero,
vuelves cada noche
puntual.
Entras en mi cabeza,
sin cuidado,
despeinando mi cabello que,
aunque corto,
me gusta llevar peinado.
sembrando
desasosiego,
miedo,
confusión.
Grito,
"vete",
pero te giras,
sonriendo,
te sabes fuerte.
Eres uno mis monstruos,
el peor,
el dueño y señor de mi mente.
Pero
hoy me siento fuerte.
Introduzco mis manos
en mi boca y
desde alli asciendo
hacia mi infierno
onírico.
Te pillo desprevenido.
Te aplasto.
Sales por mi nariz
convertido en aire
color púrpura,
tú preferido.
Sin embargo,
temo no haberte destruído
definitivamente,
eres demasiado fuerte y
siempre vuelves.

Fotomontaje Christian Schloe



"REVERDECER" (M.A.M.)

Hoy estoy decidida.
Extiendo una manta
sobre mi cama y
sobre ella lanzo,
todos los besos que nunca di y
esos que recibí 
de alguna boca sin ganas.
Aquellas palabras 
que quedaron encalladas
en mi garganta,
por miedo a ser contestadas
con gritos y amenazas.
Los abrazos que fueron sueños y
las rutinas convertidas en abrazos.
Tras cerrar el hatillo
clausuro el camino que guió
a aquel que me habitó con desgana y
arranco mi corazón
para dejarlo en barbecho
a la espera de tiempos venideros
que me aseguren
el retoñar de mi boca,
el renacer de mi deseo y
el reverdecer de mi cuerpo.



"MIEDO" (M.A.M.)

Miedo,
tengo miedo,
siempre tengo miedo
de mí.
Mis ojos
no siempre ven lo que miran,
se confunden aturdidos y
lloran,
lloran por encontrarse perdidos
en un mundo que no entienden,
oscuro,
hinóspito.
Mi boca
vacía de besos, llena de nada,
contrae los labios y luego
grita
grita desesperada en un vacío
demasiado habitado 
por fantasmas de un pasado
reciente.
Mis manos,
demasiado grandes,
tiemblan,
tiemblan tanto que, a veces,
debo entrecruzarlas con fuerza
para que no se escapen mis dedos,
para que no fragmenten mis brazos.
Entonces,
apareces tú,
un papel en blanco solitario.
Tomo un lápiz a tientas y
escribo a duras penas
algún que otro poema.
Estoy sola pero,
dentro de mí habita otra,
la que teme,
la que tiembla,
la que busca
con desesperación,
redención para sus heridas,
absolución por sus sueños
redención para su locura.
Miedo,
tengo miedo,
siempre tengo miedo,
de mí.

Fotografía Francesca Woodman


miércoles, 20 de abril de 2016

"DESORIENTACIÓN" (M.A.M.)


Me pierdo,
siempre me pierdo,
en mi cuerpo,
en tu cuerpo.
Intento encontrar
el camino
que me lleve
al beso, a tu beso,
pero
tus clavículas me distraen,
y mi lengua,
desorientada,
se pierde en el laberinto
de tu nuca,
de tu cuello.
Deseo abrazarte
pero
no encuentro mis brazos,
los he perdido.
Me acerco a ti,
busco tus manos y
solo hallo
unos enormes ojos que me miran 
tristes, desalentados
porque
ellos no saben rodear mi cuerpo,
solo pueden contemplar
la desesperación de mi anhelo.
Deseo que me habites,
sin embargo,
he olvidado la senda
que conduce a mi sexo.
Esta vez me sonríes,
me pides que no intente
recordar,
sabes que no vas a errar
en el camino emprendido.
Pronto la aritmética se equivoca y
la suma de dos es, por esta vez, uno.


Pintura Jarek Puczel


martes, 19 de abril de 2016

"MI DESEO" (M.A.M.)

Hoy, al despertar
me he encontrado
a cinco metros
por encima de mi cama,
ingrávida,
etérea
volátil.
Intenté tocarme
y no pude,
me faltaban mis manos,
además
se habían ausentado
mi vientre,
mis pechos,
mi sexo,
mi cuerpo entero.
Pretendí gritar
y fue imposible,
carecía de lengua,
faltaba mi boca.
Anhelé mirarme de nuevo
solo encontré 
una bocanada de aire
con olor a manzana.
Mi deseo se ha cumplido.
Me he convertido en tu aliento.


Fotografía de Federico Moccia.





lunes, 18 de abril de 2016

"AHORA SOY YO QUIEN DESEA" (M.A.M.)

Indecisa camino,
sin rumbo.
Creo seguir la estela
de tu sombra pero
no sé, no estoy segura.
Mis ojos, a oscuras,
no ven, escuchan y
se guían, tan solo,
por los guijarros
que tú,
el que me amaba, 
dispuso en el camino
para que mis pies,
descalzos,
confundidos y heridos,
desesperados decidan
que sean mis manos quienes,
sin fuerza,
continúen con tu búsqueda.
Pero, en ese momento,
mi boca,
vacía, desnuda,
sin besos,
reacciona y le dice a mi cuerpo;
"¡Basta, no sigas, 
gira sobre tus pasos.
Ese que ha dispuesto guijarros,
dispersos,
en tu camino,
no merece ser tu guía,
aunque un día te amase,
ni tan siquiera merece
convertirse en la sombra
que tu cuerpo,
desnudo,
proyecta".
Mis piernas,
cansadas,
escuchan y decididas
emprenden un nuevo camino,
sin búsquedas.
Ahora soy yo
quien desea ser
hallada.

Fotografìa Noell S. Oszwald




"CATORCE PASOS" (M.A.M.)

Me ahogo.
Tengo una pesadilla
atravesada en mi garganta.
Despierto.
Me giro y observo.
No puede ser.
Ya te has ido.
Ya no estás.
Pero, aún así,
regresas en mis sueños y
vuelve tu torcida sonrisa,
tus abrazos oblicuos
tu mirada aviesa.
Márchate.
Busca otra víctima.
Yo ya he encontrado la redención
tras alejarme tan solo
catorce pasos de ti,
esos que me obligabas a mantener
cuando llovía y
no querías
ni tan siquiera compartir
el refugio de un paraguas junto a mí.






"NIÑA ASUSTADA" (M.A.M.)

Una niña camina a oscuras.
Avanza con sus pequeños brazos
estirados y
a tientas,
va salvando, a duras penas
los obstáculos que encuentra.
Tiene miedo pero
no puede gritar.
El pánico se ha adueñado
de su garganta.
Sus pies 
descalzos
heridos por las piedras del camino
van dejando una estela
de sangre
en forma de pequeñas gotas
que quien la persigue
olfatea.
Pronto escucha su jadeo,
para
seguidamente
sentir el olor hediondo de su aliento.
La niña ya no tiene escapatoria.
La vida la alcanza y quiere devorarla.
Ambas han llegado al borde
de un abismo.
Se miran fijamente y
la niña salta.

Fotografía Sebastiao Salgado

viernes, 15 de abril de 2016

"LUNA LLENA" (M.A.M.)

Deseo
acabar con tu recuerdo.
Troceo,
lentamente,
tu presencia,
esa que aún reside
en mi memoria.
Separo
tus pobres besos de
los tristes abrazos y
clasifico
por dolor infringido,
gritos,
abusos
insultos y
humillaciones.
Cada una de tus partes
requiere
una destrucción apropiada.
Pero,
no tengo fuerzas.
Es por eso que,
simplemente,
guardo en bolsas,
clasificadas por colores,
tus hirientes comentarios,
tu mirada altiva y
ese constante intento tuyo
de hacerme pequeña, 
menos que nada.
Con cuidado,
las depositaré
en la cara oculta de la luna
porque
la luna llena
siempre te dije que era mía
y tú,
jamás lograste arrebatármela.


Collage (autor desconocido)






miércoles, 13 de abril de 2016

"ARENA" (M.A.M.)

Mi cuerpo,
tras tu paso,
se ha vuelto arena.
He visto como
mis manos se deshacían,
como mi corazón y mi pecho,
desaparecían
al abrir la ventana
de nuestros desencuentros.
Te rogué que no gritaras,
te expliqué que tu voz,
inexplicablemente,
se convertía en aire y
ese aire
aceleraba
la desaparición de mi cuerpo.
No te importó.
Mirabas como iba
disminuyendo de tamaño,
disfrutando.
Ahora,
lo que queda de mí,
eso que no se introdujo
por las rendijas de tu casa,
aquello que no salió 
despedido tras un portazo,
esta guardado aquí,
en este pequeño reloj de arena.
Ni tan siquiera ahora
me permites descansar.
Esa maldita manía tuya de girarme
cada tres minutos.

Fotografía Ludivic Florent



lunes, 11 de abril de 2016

"QUÉDATE" (M.A.M.)


Esta mañana,
me he atragantado
con un trozo de amor inesperado.
La falta de costumbre
de sentirme amada
ha provocado que casi me ahogue.
Ni tan siquiera sé cómo ha llegado
al tazón de mi desayuno.
Llevo tanto tiempo
alimentándome de 
una soledad mal acompañada
que no recordaba el sabor
del amor dulce y sincero.
Le he pedido que no se marche,
que puede quedarse
hasta la hora de la cena.
Tal vez logre recordar,
tras tanto tiempo,
como se vive comiendo
besos, caricias y algún abrazo
Se ha mostrado algo reacio.
Me ha reprochado apatía,
falta de coraje y un poco de cobardía.
Tiene razón.
Inmediatamente regresaron
mis temores.
¿Y si me acostumbro?.
¿Y si prefiere endulzar
otros desayunos?.
Pero, esta vez he reaccionado.
He dado una patada
a mi tazón de inseguridades y,
con un tono de voz que ni yo misma he reconocido,
le he dicho:
"ahora que has venido, quédate,
mi cuerpo echa de menos que,
alguna vez le digan un simple, 
pero hermoso, "te quiero"".

Fotografía Catrin Weltz- Stein.




"¿QUIÉN ERES?" (M.A.M.)


Serpenteantes,
caminos serpenteantes,
transito.
Me empujan,
siempre me empujan,
ellos, los de siempre,
mis miedos.
Consiguen que caiga,
fuera del camino,
a borde del abismo.
Quisieran ver
como me precipito
al vacío.
Disfrutan,
se ríen de mi inseguridad.
Se alían con los monstruos
que habitan
en mi pelo y
cada noche, bajan a dormir
a los aposentos de mi estómago.
Pero, hoy has aparecido,
inesperadamente.
Me ofreces tu mano y
me guías.
Te alías junto a mí
contra ellos.
Tal vez logremos vencer.
No sé, son demasiado poderosos,
mis miedos, mis monstruos.
Hoy, al menos, 
no se han reído de mí.
Hoy he alcanzado el final del camino
gracias a ti.
Por cierto,
¿quién eres?.

Fotografía Tommy Ingberg.



sábado, 9 de abril de 2016

"PASO A DOS" (M.A.M.)

Infelicidad, displicencia,
hastío, hartazgo,
miedo, angustia,
sumisión.
He convivido con ellos y
contigo.
Conformábamos
una patética unión en la que tú,
marcabas el paso
y yo, estúpida,
bailaba sin plantearme
que nunca me habían gustado
los paso a dos
descompensados.


Fotografía Lois Greenfield.



viernes, 8 de abril de 2016

"TRECE DÍAS" ( M.A.M.)

Han pasado trece días.
Me miraste,
sonreíste y
no huíste,
a pesar de mis rarezas,
a pesar de esta extraña manía
de pensar a todas horas.
Te quedaste,
sabiendo que siempre tengo frío,
que me dan miedo las estrellas,
que me angustia la nada que nos rodea.
Sigues aquí,
aunque no posea libertad para volar,
aunque, a veces, me devore la tristeza y
la locura transite, libremente, por mi cabeza.
Me besaste,
y en ese beso residía
curación para mis heridas,
redención para mis pecados y 
más lascivia que en la totalidad de besos
que había recibido antes de 
que me hubieses mirado,
sonreído y
decidido quedarte
a mi lado.
Han pasado, tan solo, 
trece días.

Fotografía Benoit Courti.



jueves, 7 de abril de 2016

"NADA" (M.A.M.)

Nada,
absolutamente nada,
infinitamente nada,
no siento nada.
Es extraño.
Quisiera sentir,
aunque fuese dolor,
por tu marcha,
pero
ni tan si quiera duele,
ni alivia,
ni alegra o entristece,
tu marcha.
Nada,
no siento nada.
Te has ido y
yo sigo aquí, sin sentir
absolutamente nada por ti.

Fotografía Ramona Zordini.


"SOLEDAD"(M.A.M.)

Esta manía mía de encontrarme sola,
rodeada de nada,
vacía de alguien.
Por eso escribo,
para no temblar,
para no sentir frío.
Soledad miedosa,
miedo a que, un día,
alguien me proponga ir
cuando yo, ya me he ido.
Soledad hueca,
huecos que rellenan mis lágrimas,
la medida de mi tiempo.
Y me escondo entre las letras,
me alimento de adjetivos y,
a los verbos les propongo
que me mientan,
que callen mi locura,
que me digan:
"no estás sola, 
hay alguien en tu interior
que vuela".

Fotografía Fan Ho


miércoles, 6 de abril de 2016

"OLVIDO DE TI" ( M.A.M.)

Te culpo.
Sí, a ti,
a ti que me fragmententaste,
tanto,
que aún estoy buscando
mi boca,
esa que no querías que abriera,
y que yo, estúpida,
arranque para demostrarte
cuánto te amaba,
al igual que mis ojos,
resecos como minas de sal,
que una noche,
mientras dormía,
abandonaron las cuencas
donde se albergaban, en mi rostro,
en busca de alguien,
supongo,
a quien no le hubiesen robado
la felicidad.
Tampoco encuentro
mis brazos.
Un día huyeron, cansados,
de tus no abrazos y, ahora,
no sé con qué cuerpo se han ido,
no sé dónde buscarlos.
No sé dónde están mis palabras,
aquellas que te molestaban y que,
entristecidas,
por tanto silencio impuesto,
por tantas verdades calladas,
se han ido,
tal vez al espacio infinito que es
la nada.
Han desaparecido mis pechos,
pequeños.
No pudieron soportar el recuerdo
lejano,
de tu cabeza recostada sobre ellos.
Y el interior de mi cuerpo,
donde al principio, 
te cobijabas,
se ha resquebrajado como una vasija de barro,
como aquella que tiraste,
si, ¿no te acuerdas?,
el día que me negué
a seguir el camino que trazaste.
Pero, no lo dudes ni un instante.
Conseguiré reunir 
las piezas de mi cuerpo.
Únicamente necesito lo que ya tengo,
distancia y olvido.
Distancia de tus reproches, 
de tus gritos, de tus órdenes
y
olvido de ti,
sí, de ti,
el que dudó un día que jamás
podría borrarte
de mis ojos y mis dedos,
esos con los que escribo
los poemas que siempre despreciaste.

Fotografía Rotney Smith.




sábado, 2 de abril de 2016

"MONSTRUOS" (M.A.M.)

Mi cuerpo,
elástico, pequeño,
lo estiro,
lo estiran,
hasta un punto
que parece que va a quebrar.
Y a veces quiebra,
se rompe,
mis hombros se desencajan,
mis brazos vuelan,
mi cabeza rueda en una enajenación extrema y
mis piernas, solas, descansan
al final de la escalera.
Y mi mente piensa y piensa y
enloquece
porque los monstruos no se van,
ellos siempre se quedan y
me estiran,
me rompen,
me fragmentan
me quiebran.
Y mi boca ansía besarte,
porque te desea pero
mis labios están sellados.
Y mi corazón estalla
porque te quiere y
no puede amarte. 
No quiero llevarte 
a mi mundo de confusión y locura,
donde los monstruos no se van,
donde los monstruos se quedan.

Fotocomposición Michal Mozolewsky

"EL TUNEL" (M.A.M.)

Al fondo, un tunel.
No sé si debo entrar pero
su oscuridad
me resulta atrayente.

Traspaso la entrada.
Camino, a tientas.
Escucho el ruido
de gotas de agua al caer.

Alguien me llama.
Conoce mi nombre.
Dice que me espera al final,
al final del tunel.

Mis ojos se han acostumbrado a la oscuridad.
Aligero el paso y
le encuentro.
Sonríe, me sonríe.

No le conozco pero
sus brazos me acogen,
sus caricias me visten,
sus besos me alimentan.

Juntos nos quedamos allí,
al fondo, en el tunel,
convertido en nuestro refugio,
a salvo de todos, él y yo, solos.

Tras un tiempo, ya unidos, ya seguros,
traspasamos la puerta del tunel.
Ya no somos dos, somos uno,
estamos preparados para vivir
fuera de la protección que nos otorga el tunel, nuestro tunel.

Fotografía Man Ray



viernes, 1 de abril de 2016

"ANGUSTIA" (M.A.M.)

Habito en la angustia,
rodeada de nada,
haciendo frontera con la locura.

Convivo con fantasmas,
que se rien a carcajadas,
mientras se juegan mi vida
en una partida de cartas.

La ansiedad ha anidado en mi pecho,
las lágrimas en mis manos,
la tristeza en mi boca,
la enajenación en mis ojos.

No puedo seguir siendo otra,
portando la careta de esa desconocida,
fingiendo que nada pasa,
disimulando que nada ocurre.

Me siento caduca y amargada.
Cansada, decepcionada, hastiada,
viviendo una vida que
no me permite vivir.

Quiero escapar de mí,
alejarme de este cuerpo que me oprime,
huir de esta mente que no para de pensar,
que solamente descansa cuando me ve al borde de la locura.

Ansío no pensar,
dormir y no pensar,
morir y no pensar jamás.


Fotografía Dewi Anna.








"El TIEMPO" (M.A.M.)

Añoro. Divago por tu cuerpo con la memoria, recordando la simetría de tus lunares, el níveo tono de tu pelo, el color de tus ojos, verde ámb...