Photo "Tulip". 1984, by Robert Mapplethope

Photo "Tulip". 1984, by Robert Mapplethope
"Me doy a mi misma buenos consejos pero rara vez los sigo"...
Lewis Carrol "Alice in Wonderland"

miércoles, 2 de septiembre de 2015

"El sueño más dulce" de Doris Lessing











Tras la publicación de los dos volúmenes de su autobiografía, Doris Lessing decide cambiar de registro y opta por la autoficción cuando su mirada alcanza años de los que todavía quedan supervivientes, con el propósito de "no perjudicar a personas vulnerables". Es así como trata los "idealistas" años 60, compartidos con los "malvados" 70 y los "codiciosos" 80.

"El sueño más dulce" resulta tan caudalosa de personajes como una "novela río" en la que conviven figuras admirables de múltiples procedencias y edades. Es, sin duda, una obra política, escrita desde la doble experiencia de quien perteneció hasta 1956 al Partido Comunista inglés y fue activista "anti-apartheid" en Rhodesia y Suráfrica. La escritora no escatima sus críticas contra el estalinismo, la "gauche divine", las organizaciones internacionales y los parásitos que se enriquecen a costa del Tercer Mundo.

Podría decir que la novela se vertebra a lo largo de las contradicciones que provocan la convivencia en una vieja mansión londinense nacida en torno a Johnny Lennox y su primera mujer, Frances.

Si habría que designar a un único protagonista, quizás éste fuera el personaje de Frances, una mujer decepcionada, divorciada de Johnny, caracterizado por su absentismo y la diana contra la que apuntan los dardos más crueles de la autora. Ambos son padres de dos hijos, Andrew y Colin.

Frances y sus hijos viven en casa de Julia, la madre de Johnny, a la que acuden los innumerables amigos de los dos jóvenes, además de "la progenie del camarada Johnny" (pag. 369), compuesta de sus otras mujeres, de los hijos de éstas, de correligionarios y transeúntes, ante a atónita mirada de su madre, la propietaria de la casa

La muerte de la anciana Julia se narra en la página 285 y, a partir de la 298, cobra un fuerte protagonismo Sylvia, una hijastra de Johnny, acogida por la propia Frances, que también recibirá en su casa a la madre de ésta. Y con ella entra en la novela un nuevo escenario, el África de a descolonización.


Doris Lessing hace un verdadero canto a la mujer a través de Julia, Frances y Sylvia, pertenecientes a tres  generaciones sucesivas.

Dicho todo esto, hay algo en la obra que ha hecho que no consiga atraparme. Tal vez la ausencia de capítulos convierte la lectura, por momentos, en monótona; la multitud de personajes consiguió que por momentos me perdiese y el escenario político e ideológico en ocasiones me resulta un tanto alejado.

No obstante, considero esta obra clave para los seguidores de la gran Doris Lessing, aunque a mí no me haya impactado con la intensidad que en su momento consiguió, por ejemplo, "El Cuaderno Dorado".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

"ERES TÚ" (M.A.M.)

Sabes que te siento mío y no, no es posesión es, simplemente, indivisibilidad. Carecemos de la capacidad de separar eso que nosotros...